MARIO CUENCA, Beatles de ficcion
«Los Beatles
ya son un género literario»
11-3-2010
MARIO CUENCA, Beatles de ficcion

El autor de Antología Hispánica del Cuento Beatle: 22 Escarabajos (Ed. Páginas de Espuma) es el profesor de filosofía en el Instituto Inca Garcilaso de Montilla (Córdoba), Mario Cuenca Sandoval.
Nació en Sabadell hace hoy exactamente 35 años.


¿Cómo ha encontrado 22 escritores beatlemaníacos de México, Cuba, Argentina, Perú, Ecuador...?
Conocía a dos o tres y uno te lleva al otro. He puesto 22, pero tenía 40. Cuando ves que los Beatles son ya un género literario, sólo has de ir tirando de la madeja.


¿Si los escritores hubieran sido anglosajones descubriríamos otra forma de tratarlos?
No sólo sajones. Los Beatles como mito global se han adaptado muy bien a cada zona. En nuestra Antología, por ejemplo, aparecen los Beatles hasta en los Andes con los indígenas.


¿Ha dicho mito global?
Mito global contemporáneo. Los mitos griegos y romanos son antiguos y ellos son modernos.


Despreciaron bastante lo español.
No tanto. En Abbey Road mezclan italiano y español en una especie de bolero. Y en directo les encantaba versionar Bésame mucho.


¿No fue una burla aterrizar en El Prat con montera de torero?
No lo creo. Para ellos España era muy exótica y se pusieron eso como en Japón vistieron un kimono.


Bueno, vale.

Y además Lennon pasó muchos veranos en Almería y se casó en Gibraltar.


¿No está ya todo dicho sobre los Beatles?
No. Y como material de ficción que es lo que hacemos nosotros, menos aún.


Cuénteme un cuento.
Pues como todo el mundo sabe (irónico) Paul McCartney murió en 1967 y las pruebas son rotundas (ríe). Un cuento de la antología es la historia de William Campbell, el que se hace pasar por él desde entonces.


¿Algún relato más verídico?
Hay uno basado en un hecho absolutamente cierto que muy poca gente conoce: la reunión Kubrik-Tolkien-Beatles.


¿El director de cine y el padre de los hobbits?
Exactamente. Hubo un proyecto, firmado y todo, de filmar El señor de los anillos con los Beatles.


¿John Frodo y Paul Gandalf?
Afortunadamente quedó en agua de borrajas. Imagínese el engendro freak que hubiera salido de ahí.


Más relatos.
El más antiguo es de 1967 y narra los intentos de una sociedad futurista por construir un robot poeta inspirado en Ringo.


Da miedo.
Miedo el que dan los dos cuentos de terror, con fantasmas y todo.


¿Hay predilección por alguno de los cuatro?
Arrasa el santo mártir de Lennon por mayoría absoluta.


¿Qué aportaron al siglo XX?
Con algunos más, rompieron la barrera entre alta y baja cultura.


¿De qué va su cuento?
Reconstruyo la grabación de Sargeant Peppers, como si estuviera inspirado en un poeta de la generación Beat que yo me invento.


¿Hubiera encontrado tantos autores dispuestos a escribir sobre los Stones?
Creo que no.


A usted por edad, los Beatles no le tocan.
Los ponían mis padres en casa, que eran muy hipis. Tengo grabado en mi recuerdo el día que mi hermano me dijo con veneración: ¡mira, el último disco de los Beatles!


Memoria selectiva.
Sí porque lo que recuerdo es mi azoramiento por no saber si era el último porque acababa de salir o el último de su carrera.


Y pronto aparecerá El ladrón de morfina ¿De qué va?
Es una novelita pulp de kiosco. En plan Hazañas Bélicas, pero con fondo espiritual.


¿Cuál es la guerra?
La de Corea. Igual que los italianos se apropiaron del Oeste e hicieron el espagueti western, yo me apropio del bélico americano como género.


¿Habla a sus alumnos de los Beatles?
El otro día les pedí que buscaran en Google por qué el australopitecus más antiguo se llama Lucy. Casi todos lo encontraron.


Con ojos caleidoscópicos

SABADELL HASTA LOS 5
Nació en Sabadell y hasta los 5 años vivió con sus abuelos en el Polígono Espronceda. «Me llevaban al fútbol de la Creu Alta, recuerda.
Pero su abuelo sentía nostalgia y al jubilarse, después de trabajar 30 años en la construcción de Sabadell, regresó a Córdoba con él.
«Mis abuelos están muy agradecidos a Catalunya y el 90% de mi familia y todos mis primos viven aún en Sabadell», dice.