EUGENIO BACAICOA, PADRE BLANCO
«En Africa no ha sangre
sin negocio detrás»
6-2-2010
EUGENIO BACAICOA, PADRE BLANCO

..El misionero navarro de los Padres Blancos que ha vivido casi 30 años en países como Burkina Faso y Chad, ha visitado la delegación sabadellense de Mans Unides, ONG a la que debe, dice, inmensa gratitud.
Habla hasta tres idiomas tribales (el lobi y el dagari bilifor de Burkina y el n’gambai del Chad) por lo que su africanismo no es de libro, sino sentido en el alma.

¿Los chinos están invadiendo Africa?
Sí. Igual que lo hizo Occidente hace un par de siglos.


Estos no toman el poder político.
Exacto, sólo hacen negocios. En Sudán por ejemplo están construyendo carreteras, hospitales y aeropuertos.


¿Con alguna intención política?
Sobre todo económica. En Sudán está claro que piensan obtener la extracción petrolífera junto con Moscú.


¿Darfur tiene algo que ver?
Todo. Darfur está muy cerca de esos pozos tan grandes que acaban de descubrir. Los disturbios sólo son consecuencia de los intereses petrolíferos en la zona de rusos, chinos y occidentales.


¿Por qué los gobiernos africanos prefieren casarse con los chinos antes que con los europeos?
Quizás porque el precio de su obra es más barato. O quizás porque no quieren jugárselo todo a una baza.


¿Quizás por rencor?
También. Muchos gobiernos africanos se sienten tiranizados por Europa y EEUU.


Denuncia usted que la industria farmacéutica experimenta con africanos.
Ahí hay gato encerrado. La vacuna contra la malaria ya la descubrió Patarroyo hace tiempo y, sin embargo, sigue matando a 3 millones de niños africanos al año.


¿Por qué?
Porque las industrias farmacéuticas no han querido fabricarla. Las enfermedades de pobres no son rentables.


Otro ejemplo.
El tratamiento del sida. Africa del Sur promocinó el genérico y fue amenazada de sanciones por EEUU y la Organización Mundial de Comercio.


¿Cedió Africa del Sur?
No. Terminaron repartiendo el genérico a bajo coste entre todos sus enfermos. Es que la gente no se da cuenta de la magnitud del sida en Africa.


Dígamelo usted.
Está matando más gente el sida que los conflictos. En el 2009 han muerto dos millones de personas dejando 12 millones de huérfanos. Y los próximos diez años serán aún más terribles porque morirán los más de 30 millones de infectados.


Aquí vivimos en babia.
Sí y por dos motivos. Primero porque en Europa el sida esta remitiendo.


¿Y segundo?
Porque políticos muy importantes no quisieron darle importancia. Como pasó con el cambio climático. No creían que fuera tan grave.


¿Hay todavía niños soldados?
Yo los he visto en Costa de Marfil en 2002. Con un kalashnikov encañonándome en la cabeza.


¿Qué pasa con ese material que sirve para hacer móviles, el coltan?
Lo extrae de sus minas el Congo, pero lo exportan a todo el mundo Ruanda y Uganda. Lo malo es que la industria esclaviza chavales, muchos de los cuales mueren en las minas.


¿Cómo mueren?
Los mineros hacen pasar a los niños delante cuando encuentran una galería en la que dudan si hay oxígeno. Si el niño muere es que no había oxígeno.


¿Todo con la complicidad de Nokia, Ericson, Alcatel, Panasonic, Samsung y demás?
Por supuesto. Todas esas compañías están metidas indirectamente en la red de explotación y exportación de coltan.


¿Es el nuevo petróleo?
Mucho peor. La lucha por el coltan ha empequeñecido las antiguas guerras del «oro negro», el mercurio e incluso el diamante.


¿En Africa no hay negocio sin sangre?
Al revés. No hay sangre sin negocio detrás. Cuando veáis una guerra en Africa, preguntaros qué interés económico hay detrás.


¿Negocio con blancos?
Por supuesto, allá no hay gran negocio sin blanco por medio.


Ha dado en el blanco

EL VANGELIO DEL TRABAJO
Yo ya no voy a Africa a convertir almas, ni a enseñar a rezar a los negritos. Voy a Africa para dar una alegría de vivir, una esperanza de vida», dice el padre Bacaicoa.
«Para mi, anunciar el evangelio es trabajar con ellos, por eso agradezco tanto la ayuda de Manos Unidas, que nos permite hacer un dispensario, montar una escuela o cavar un pozo», añade.