David MartÍnez, cajonero
«Somos de los mejores
23-1-2010
David MartÍnez, cajonero

Desde el taller de ebanistería de la Zona Hermética de Sabadell, Artpercussion (artpercussion.com), salen para toda España y parte del extranjero, todo tipo de cajones. El cajón es ese instrumento musical que, en muy poco tiempo, se ha hecho imprescindible en el flamenco.
Los responsables son dos socios, el ebanista Juan Román Punzano, 48, (a la derecha en la foto), y el percusionista de flamenco, David Martínez Carreras, «el Indio», 38.


¿Es el cajón un instrumento «nuevo»?
Lo trajo de Perú Paco de Lucía hace 20 años. Desde entonces se ha ido imponiendo más y más.


¿Y qué le vio al cajón Paco de Lucía?
Le gustó su sonido. Los agudos suenan a chasquido de madera y los graves son muy profundos.


Ya. ¿Luego el instrumento se ha ido adaptando al flamenco?
Sí. Ahora hay mil variaciones de madera, tamaño, sonoridad, contenidos.


¿Pero qué tiene de especial una simple caja de madera para haberse convertido en indispensable en sólo 20 años?
Acompaña mucho. Sobre todo para el soniquete de la seguidilla. Ahora el gitano ya no tiene que romperse los nudillos en la mesa para cantar bulerías.


¿Qué hacéis vosotros ?
Todo tipo de cajón: peruano, flamenco, fusión flamenco-cubano, tambor-batá, para niños, para profesionales...


¿Profesionales como el sabadellense Vigueras?
El señor Vigueras ha venido mucho por aquí. Colabora con nosotros. Como el señor Piraña. Hasta les ponemos su nombre en el instrumento.


¿Otros famosos?
El percusionista de El Parrita ya lleva uno de nuestros cajones.


¿Os ajustáis a las necesidades de cada músico?
Claro, segun las cuerdas y la capacidad de aire del cajón, le puedes dar un sonido más redondo, más apagado, más limpio, más seco.


¿Ha dicho cuerdas?
Dentro le podemos poner hasta 15 cuerdas, como de guitarra, en vertical, horizontal o vertical.


¿Y esos tambores?
También son cajones. Fíjate que por arriba no llevan piel, sino también madera. Puedes tocarlo por los dos extremos. Y ésos son batajón, tumbadoras, congas, djembé... todo sin parche de piel. Sólo madera.


¿Qué madera?
Después de muchas pruebas, hemos descartado chopo, ogúmen y calagó.


¿Con qué os habéis quedado?
Al final nos hemos quedado con los fenólicos de abedul y pino de landas y maderas macizas africanas como el etimoe, bubinga y cocobolo.


O sea que esto no es un simple taller, sino todo un laboratorio.
Desde luego. Aquí no paramos de hacer pruebas, investigamos para sacar nuevos matices.


¿Cuántos talleres puede haber como éste?
En Catalunya, donde están los mejores de España, somos cuatro o cinco. Y nosotros somos de los mejores.


No tenéis abuela, ¿eh?
No lo decimos nosotros, sino esta revista, mira, (me pasan un número de Batería Total). Nos dedican un artículo de dos páginas y nos ponen por las nubes. Y en el concurso igual.


¿Qué concurso?
Organizamos un concurso de cajón en la sala Bucca’s de la ZH, al que vineron el señor Duquende, el señor Vigueras, el señor Piraña, Chicuelo, Juan de los Banis y gente muy potente. Todos dijeron que nuestro cajón sonaba estupendo.


¿Exportáis?
Por ahora vendemos en toda España, pero ya nos están llamando de Florida, California, toda Sudamérica...


¿Es éso una caja de batería?
Un invento nuestro que ya está registrado. Tiene un lateral de seis lados en vez de cuatro lo que le da un sonido muy profesional. No podemos dar más detalles, secreto profesional.


¿Qué se siente al tocar el cajón?
Yo (el Indio) me siento transportado. Pierdo el mundo de vista. Liberas toda tu energía y te sientes... te sientes...


...cajonudo

ARTE Y PERCUSSION
Una cosa es Artpercussion y otra es Arte y Percusión. Lo primero es la marca de cajones que se fabrican en Sabadell. Lo segundo un grupo musical.
Son once músicos, todos de Sabadell, dirigidos por Isaac Vigueras. Hasta ahora sólo han realizado pequeñas actuaciones por Catalunya, pero ya preparan un espectáculo de gran fomato con danza, teatro y videoproyecciones.
«Nos gustaría presentarnos en el Principal», dicen.