Miguel Ángel Ribera, semáforos para ciegos
«Alguien debería estudiar mejor los semáforos sonoros de Sabadell»
12-1-2010
Miguel Ángel Ribera, semáforos para ciegos

El ciego Miguel Angel Ribera Tobarra, 54, que vendió el cupón 34 años, tiene mucho que decir sobre los semáforos acústicos para invidentes de Sabadell.

Vamos a ver ¿Cómo funciona esto?
Yo tengo un mando a distancia ¿ve? (se lo saca del bolsillo) y cuando aprieto, suena el semáforo de peatones más próximo.
¿Por ejemplo aquí, en la Plaça de l’Àngel (foto)?
Sí, pero ¿oye ese pitido?
Un poco lejos, pero sí, lo oigo.
Lo oye lejos porque el que suena es el del otro cruce, el de la Levis con Casa Guillermo.
¿Y este hacia el Passeig Manresa que es el que nos interesa (foto)?
Estropeado. Por culpa de las obras del metro. Como tantos otros.
¿Como cuántos otros?
Pues al de Alfonso XIII a Sant Pere también le han cortado el sonido por el cachondeo éste de las obras.
Simples averías.
No. Es el sistema que no está bien montado. Alguien debería estudiar mejor los semáforos sonoros en Sabadell.
¿Qué descubriría?
Pues que en toda la Rambla, que mire que es de paso, no hay ni un solo semáforo acústico para ciegos.
¿Qué más no funciona?
Hace falta uno en la Gran Vía-Rambla, frente al Viena, dirección avenida Barberà. Y ese cruce mira que es malo porque te vienen coches de aquí, de aquí y de aquí. Ese cruce es malísimo.
Más fallos del sistema.
En la Plaça Barcelona tampoco hay ningún semáforo adaptado. Y esa rotonda también se las trae.
Ya veo que usted vive por allí.
En la carretera de Barcelona y cada día tengo que andar toda una manzana para abajo y después volverla a subir para cruzar por un semáforo adaptado.
¿Pedís los ciegos que se adapten todos los semáforos de la ciudad?
Todos no. Sólo por donde andan los ciegos y donde están los kioscos. Que se estudie bien.
Farrés firmó ya hace lustros un convenio de semáforos sonoros con la ONCE. ¿Aún no se ha cumplido?
Los van poniendo poco a poco. Pero tan poco a poco...
¿Qué dice la ONCE?
Que están en ello.
¿Por qué sólo se queja usted?
Es que la gente, no sé, parece que tiene miedo de hablar.
¿No se quejan vecinos y comerciantes de tanto pitido?
No es tanto pitido. Sólo cuando un ciego acciona su mando.
¿Es de fiar ese pi-pi-piii?
Sí, eso va bien. Siempre que no pase una ambulancia, hagan obras ruidosas o suene una alarma, claro.
¿Con perro guía cruzaría mejor?
No, los perros no distinguen los colores del semáforo de peatones. Pero además pedí un perro a la ONCE de Barcelona y me lo denegaron.
¿Por qué?
Por pasarme dos semáforos en colorado en un examen. Me dijeron que el perro se hubiera muerto atropellado. Pero claro, si no hay nadie, te has de arriesgar.
¿Quiere decir que cruza a la brava sin saber siquiera si viene un coche?
Más o menos te orientas por los ruidos. Pero si no oyes nada, te arriesgas y... que sea lo que Dios quiera.
¡Pero eso es una barbaridad!
¿Y qué quiere que haga? Te la has de jugar.
¿Cruzar la calle es jugarse la vida?
Más o menos.
¿Cómo que más o menos?
Que hay momentos que tienes que arriesgarte mucho: 50% de salvarte y 50% de atropellarte.
¿Mueren ciegos atropellados?
En Sabadell murió uno. Y a mi un coche me echó al suelo. Me arrastró un ratito y al final me echó.
¿La gente ya no ayuda al pobre cieguito que cruza la calle?
Mucha culpa la tenemos nosotros. Hay ciegos muy antipáticos, muy creídos, que lo saben todo y se defienden solos.
Usted no será de esos, claro.
No. Yo siempre acepto la ayuda que me ofrecen. Es la forma más segura de pasar.
¿Qué tal los niños?
Los niños son niños. Van corriendo y no puedes hacer nada. Yo siempre procuro no pasar por las escuelas.
Ya veo
NO QUIERO DEPENDER
Ciego de nacimiento, heredó la enfermedad de su padre y sus tíos y le duele haberla transmitido a su hija. «Decían que no podía transmitirse a las hembras, pero se equivocaban», se lamenta.
Tras regentar kiosco de la ONCE en Paseo Espronceda y Cerdanyola, vive actualmente con su segunda esposa, también disminuida como la primera, aunque «procuro depender poco de las personas».