Eric Rolf, sanador del alma
«Cada dolor físico viene de un dolor anímico»
19-10-2007

Hijo de un barbero y sanador de Nueva York de orígen cubano, el vidente y también sanador, pero del alma, Eric Rolf, 71, (www.ericrolf.com) que atendió consultas de John Lennon y demás neoyorquinos universales en los años 70, reside ahora en Málaga y ha venido a Sabadell invitado por Espai Obert.

Eric Rolf, sanador del alma

—Algunos recordamos todavía su espectáculo de videncia, vestido con camisa hawaiana, en el patio del Casal Pere Quart, en julio de 1982.
—Claro que sí. Y yo recuerdo también perfectamente la entrevista que me hizo su compañero Josep Ache en aquel entonces.
—No nos habló entonces de John Lennon.
—Son cosas del pasado. Justo el día que me iba ya de Nueva York, me mandó a buscar en limusina y no pude negarme.
—¿Qué quería?
—Saber si iban a expulsarle de Estados Unidos por motivos de droga. Y Yoko si estaba embarazada. Le dije que sí y que sería un niño, que fue Sean.
—Pues ahora decenas de sabadellenses le esperan también ansiosamente, pero como autor de La Medicina del Alma (Gaia Ediciones).
—El único libro en el mundo que explica como se usa la intuición para diagnosticar enfermedades, los 15 sentidos y cómo escuchar las señales de la vida.
—El mensaje, si no he entendido mal, es: cada dolor del cuerpo se corresponde con un dolor del alma. ¿Correcto?
—Sí. Imagine que cada órgano es una parte de su vida. O sea que cada enfermedad le está llamando la atención sobre un problema pendiente ocurrido hace un tiempo. Si hace mucho tiempo, lo hace ya a gritos.
—Y para ello ofrece usted su código secreto.
—Es como la Piedra Roseta del cuerpo. Ayuda a traducir cada dolor físico y diagnosticar qué parte emocional nos está indicando ese dolor.
—Un dolor en el bazo, por ejemplo, indica un problema de dependencia. Y en las arterias de desamor.
—Y las glándulas endocrinas nos están indicando emociones estancadas. Y el estómago que no aceptamos un cambio y...
—Vale, ya tenemos detectado el origen anímico del dolor físico ¿Y ahora cómo lo curamos?
—Sólo con saber de dónde viene ya lo tenemos medio curado. Normalmente algo que sucedió hace muchos años.
—¿Me pone un ejemplo real?
—A ver... déjeme pensar. Le hablaré de un periodista de televisión que me hizo una entrevista en Córdoba. Me dijo que le dolía la rodilla y yo le respondí que, si era la derecha, podría referirse a algún problema con la autoridad o con su padre.
—¿Acertó?
—Abrió la boca, se puso blanco, me dijo que llevaba seis meses sin hablarse con su padre y que estaba pensando en acentuar más aún ese conflicto.
—¿No cambió de opinión tras su diagnóstico?
—Por supuesto. Dijo voy a llamarle hoy mismo para hacer las paces. Y su rodilla sanó.
—¿En meses, en semanas, en días?
—¡Inmediatamente! Es así de rápido. Basta con pensar lo adecuado, tomar la decisión oportuna y obrar en consecuencia.
—¿Y todo eso lo ha descubierto usted solo?
—Vamos a decir que sí. Por lo menos yo me he hecho responsable de ello.
—¿Qué significa que se ha hecho responsable de ello?
—Que ese conocimiento ha estado ahí desde siempre. En el universo. Yo no he hecho mas que conectarme con él. Como si me lo hubieran contado ¿comprende?
—Pues en Alemania encarcelaron a un médico por decir cosas parecidas.
—El Doctor Hamer. Conozco el caso. Se centró en el cáncer e investigaba en una línea muy parecida a la mía. Pero cometió dos errores.
—Adelante.
—Uno: interpretaba las radiografías como quien lee cartas del tarot. Y dos: pecó de soberbia con sus colegas. Fue una pena.
—¿Y usted no cree también que sabe más que los médicos?
—No se trata de saber más o menos, sino de comunicar las cosas sin ofender a nadie. A mi me invitan a congresos médicos.
—¿Ah si?
—Claro. Este diciembre inauguraré en Madrid el congreso Benqui Absa de terapias alternativas contra el cáncer. Yo he curado muchísimos cánceres.
—¿Uno mismo puede detectar el origen anímico del dolor?
—Con la intuición. Si usted se hace la pegunta correcta, la respuesta está ahí y siempre es la correcta. Sólo hay que saber escucharla.
—¿Y hacerle caso?
—Por supuesto. Y hacerle caso. Tenemos todas las respuestas, pero a menudo no queremos hacerles caso y nos da pereza actuar.
Con lo bien que se está enfermo
HOY EN ESPAI OBERT
Está en Sabadell desde ayer. Todas las horas de consulta están ya dadas desde hace meses. Igual que las plazas del curso que dará este sábado y domingo.
Pero para la charla gratuita de esta tarde, a las 20’00 horas, la expectación despertada en Sabadell por Eric Rolf es tanta que la entidad organizadora, Espai Obert (www.espai-obert. com), va a abrir su mayor sala en el 4º piso del 26-28 de la calle Les Valls.
Y que entre todo el mundo.