Albert y Carlos: musicosamateurs.com
«No existe una web así en todo el mundo»
24-4-2007

Tener mil visitas al día en una web creada hace sólo ocho meses no es ninguna tontería. Lo han conseguido los amigos de Espronceda, informáticos aficionados, músicos virtuales y culés, Alberto Mateo Alcalá, 25, (a la derecha en la foto) y Carlos Aragón Cáceres, 27, con la página web www.musicosamateurs.com.
Alguno de los grupos de música que les han enviado sus archivos digitales ya han firmado contrato con discográficas.

Albert y Carlos: musicosamateurs.com
—¿Cómo funciona esto?
—Los grupos nos envían su tema, nosotros convocamos un concurso cada mes con los 15 mejores y gana el más votado online.
—¿Qué gana?
—Un diploma, un CD y lo mas importante, tenemos el compromiso de seis emisoras de radio por internet para que suene ése tema ganador.
—¿Recibís muchas canciones?
—Vamos por la sexta edición y ya lo tenemos todo ocupado hasta la 11ª.
—¿Y algo tan sencillo no se le había ocurrido a nadie?
—Con este formato no existe ninguna otra web en todo el mundo... que nosotros sepamos.
—¿Pero sí similares?
—Sí claro, en el mundo hay muchas webs musicales
—El caso es que vosotros tenéis 1.000 visitas al día.
—Ha habido concursos en los que han votado hasta 2.000 personas. La web no ha parado de crecer y crecer desde que la creamos.
—Os llevará mucho trabajo.
—Cinco horas al dia frente al ordenador, cada uno desde su casa. Y nos reunimos físicamente un par de horas cada dos o tres días.
—¿Cómo os atrevéis a prometer «promoción a nivel mundial»?
—Porque la mayoría de visitas proceden, además de España, Latinoamérica, Europa y alguna de Japón.
—Pero deberían ser los sellos discográficos quienes mirasen vuestra web en busca de jóvenes valores.
—Claro. Y lo hacen.
—¿Cómo lo sabéis?
—Muy fácil: el grupo The Bongo Experience de Vilanova i la Geltrú recibió una oferta para grabar un disco, justo después de ganar nuestro concurso.
—Repito: ¿Cómo lo sabéis?
—Ellos mismos nos lo han dicho. Nos están muy agradecidos. Y esa discográfica nos sigue mirando de cerca.
—¿Qué limitaciones imponéis?
—Ninguna. Sólo hemos rechazado alguna tontería que nos ha llegado en plan de broma o con muy mala calidad de audio. Por lo demás lo aceptamos todo.
—¿Ha de ser español?
—No. Hemos editado temas en inglés.
—¿Y en catalán?
—Lo aceptaríamos, pero no hemos recibido ninguno.
—¿Cualquier estilo?
—Heavy, rock, pop, chillout, jazz, todo.
—Veo que también tenéis vídeos.
—Lo cuelgan en Youtube los mismos grupos y nosotros ponemos el enlace a Youtube. Cuestión de memoria.
—¿Y esas columnas?
—Recursos: un foro de contactos por si algún grupo necesita un músico, partituras, mails directos a discográficas, links para descargar midis...
—¿Algun grupo de Sabadell?
—Sólo uno de Merinales.
—¿Se puede votar uno mismo 200 veces?
—En principio no. Todo está pensado para un voto por ordenador.
—En informática siempre se pueden hacer trampas.
—Claro. Por eso nosotros dos nos reservamos el derecho a tener la última palabra. Si sospechamos que alguien ha hecho trampas, intervenimos.
—¿Podríais descubrir unos Arctic Monkeys a la española?
—¿Por qué no? Esas niñas españolas de Baby Models empezaron así. Ya nos han enviado un tema.
—¿Cómo os habéis dados a conocer en todo el mundo?
—Hay dos maneras: pagando a Google para que te sitúe o sin dinero y por tu cuenta.
—Vuestra opción fue la segunda, claro.
—Claro. Trabajamos mucho para situarnos. Enlaces por todos lados, intercambios con otras webs y por suerte el boca a oreja funciona.
—¿Hay negocio?
—Buscamos un anunciante fijo. Pero mientras no aparece nos conformamos con lo que cobramos de Google Adsense. Ellos nos ponen la publicidad que quieren, siempre musical, y nos dan un tanto por clic.
—¿Véis en esto vuestro futuro profesional?
—No nos hacemos ilusiones. Sabemos que es muy díficil.
—Muchos imperios informáticos empezaron con dos jóvenes en un garaje.
—Lo sabemos, pero el mercado es muy grande.
—¿Morirán sellos y tiendas?
—Se reciclan en virtual.
Ni se crea ni se destruye, se transforma

MÚSICOS VIRTUALES
La verdad es que creamos la web para promocionar nuestra propia música», dicen, «pero luego la abrimos a todo el mundo».
Alberto compone chill out y Carlos pop-rock, ambos con el programa Cubase SX 3.0. De música sólo saben lo que aprendieron en un curso de la tienda de discos de Espronceda- . - . - -
Como músicos virtuales, no necesitan instrumentos ni partituras. Componen ante la pantalla con dibujitos, iconos, mouse y archivos. «Es todo muy intuitivo», dicen.