Gert van Spijker, networking
«Para ser productivo no hay que encerrarse en un despacho»
19-4-2007

Nació en Holanda, vive en Tenerife y trabaja en casa... para todo el mundo. A sus compañeros de trabajo de la empresa de pre-impresión, AB Graph, apenas los ve físicamente cuatro veces al año.
El networking o trabajo por red tiene ventajas e inconvenientes. Pero para el informático especializado en artes gráficas, Gert Van Spijker, 49, que estuvo ayer en Diari de Sabadell, las ventajas son muy superiores. Él lo combina con la vela, su gran pasión.

Gert van Spijker, networking
—¿Como funciona su empresa?
—La llevamos dos alemanes desde Frankfurt, un inglés desde Inglaterra y yo desde Tenerife.
—¿Sólo os comunicáis por teléfono y correo electrónico?
—Y alguna reunión física. Máximo tres veces al año. Se ha demostrado que es suficiente.
—¿Se ha demostrado?
—-Sí. Para ser productivo no hace falta que nos encerremos en un despacho.
—¿Ni siquiera tiene un despacho AB Graph?
—Tenemos oficina en Frankfurt, pero siempre está cerrada porque los dos alemanes también trabajan desde casa.
—¿Como nace una empresa así?
—El mundo del soporte informático a las artes gráficas es muy pequeño y nos conocemos todos. Nos juntamos cuatro amigos y...
—Pero usted viaja.
—Por todo el mundo sí. Ayer estuve Engolstadt (Alemania), el otro día estuve en Shangai y esta noche me voy a Palma en mi barco.
—O sea que tampoco trabaja tanto en casa
—Sí, sí. Paso en casa el 90% del tiempo. Sólo salgo para visitar clientes y aplicar mi software a sus máquinas como hoy aqui en Diari de Sabadell. Y muchas veces todavía aprovecho esos viajes para hacer turismo con mi mujer.
—¿Qué hace en casa?
—Todo el día al ordenador. Desarrollo aplicaciones o actualizo por internet los programas de mis clientes en toda Europa.
—¿Actualiza sistemas a 8.000 kilómetros de distancia sin salir de casa?
—Claro. Con conexión VPN y a través de internet yo puedo entrar en sus ordenadores. Además el acceso remoto es mucho más rápido que tomar un avión.
—¿No le convierte eso en un aislado social?
—Un poco sí. No tener contacto sicial, no tener con quien tomar un cafelito, puede volverte un poco loco, un poco zombie.
—¿Lo ha solventado?
—Sí. Me busqué dos ocupaciones. Presidí el Club de Vela Eolo de Tenerife y hace tres años creé una empresa de alquiler de barcos.
—¿Para turismo?
—Sí, pero sin patrón. En invierno hacemos la temporada de Canarias y en verano la de Baleares. Por eso esta noche tengo que zarpar de Vilanova a Palma. Dejaré allí el barco todo el verano.
—¿Irá solo?
—He invitado a varias personas, pero nadie puede acompañarme. Y eso que tiene 39 pies (doce metros), tres camarotes y dos lavabos. Pero hoy el mar está bien y hay que aprovecharlo.
—¿Algún otro riesgo del trabajo en casa?
—Si trabajas en casa te has de marcar una disciplina y cumplirla. No es fácil.
—¿Ventajas para la familia?
—Cuando los niños eran pequeños era yo quien los llevaba al médico. Mi mujer trabaja en el consulado holandés en Santa Cruz de Tenerife.
—¿Inconvenientes?
—Puedes estar trabajando hasta las 11 de la noche.
—¿Nunca se lo han recriminado sus hijos?
—No. Me conocen bien y saben que el networking tiene también ventajas para la familia.
—¿Son ellos tan errantes como usted?
—Ya tienen 20 y 18 años y se educaron en una escuela canaria por lo que son españoles. Pero ahora estudian tecnología aeroespacial e ingeniería mecánica en la universidad holandesa de Delft.
—¿Por qué vive en Tenerife?
—Descubrí Canarias cuando buscaba lugares para dar mis cursos, con mejor tiempo y menos leyes que en Holanda, de ala delta. Canarias me pareció el paraíso y llevo allí 23 años.
—¿Pero no era usted informático?
—Autodidacta. Yo era informático por placer. Una vez en Canarias empecé a desarrollar programas en 3-D para las artes gráficas y acabé trabajando 9 años en el Diario de Avisos de Tenerife.
—Otra ventaja del networking será cambiar de residencia sin cambiar de trabajo.
—Exacto. Por ejemplo me encantaría vivir aquí en Catalunya. Cuando ayer navegaba de Empuriabrava y Vilanova me fascinó la Costa Brava.
—¿Es eso motivo para venir?
—También me gusta el nivel de vida catalán y la cercanía con Europa. Ya entiendo bastante catalán y me encantaría hablarlo.
—Los holandeses aprendéis idiomas en 5 minutos.
—No todos. Mira Van Gaal.
Siempre negatifo

MENTALIDAD ESPAÑOLA
El networking no va con España. No tanto por arraigo al teritorio de trabajadores como por una mentalidad empresarial muy controladora.
«Los empresarios españoles creen que si dejan trabajar a sus empleados en casa trabajarán menos horas. Les molesta no poder controlarlos. Yo les digo ¿pero qué mas da las horas que trabajen si cumplen? Pero no lo entienden», afirma Gert van Spijker.