Edurne Pasaban, alpinista
«Con la vida no se juega»
15-3-2007

ALa ingeniero de Tolosa (Guipúzcoa) y única alpinista española que ha ascendido ocho cumbres de 8.000 metros, Edurne Pasaban Lizarríbar, 33, estará esta tarde en la Unió Excursionista de Sabadell, UES.

Edurne Pasaban, alpinista
—Dicen que es la única mujer viva que ha hecho los ocho 8 miles del Himalaya.
—No es exacto. Hay una austríaca y una italiana que también lo han hecho.
—¿Una vez concluído el trabajo de los 8 miles, qué apetece?
—Igual sigo haciendo lo mismo. En el mundo hay catorce 8 miles en total.
—¡Uf!
—Pero en la vida no todo es subir montañas. Hay proyectos personales, más familiares, que también me gustraría desarrollar.
—¿Por ejemplo tener un hijo?
—Por ejemplo. La verdad es que el alpinismo te exige sacrificar mucha vida cotidiana que ahora quiero recuperar.
—¿Y lo de recorrer en bicicleta el trayecto Pekín-Ulan Bathor?
—Eso ya lo hice y también me gustó. Viajar me gusta tanto que yo creo que la montaña ha sido para mi una excusa para visitar diferentes lugares.
—Muchos se acuerdan de usted por aquel dramático descenso del K-2 que le costó algunos dedos de los pies ¿Cómo lo lleva?
—Me amputaron uno de cada pie, pero camino igual. Sólo llevo unas plantillas especiales con las que incluso hago montaña.
—A su compañero, Juanito Oyarzábal, le amputaron los cinco de cada pie. ¿Fue una imprudencia o un error?
—Imprudencia ninguna. Fue la suma de muchas situaciones. El K--2 es una montaña muy dura y aquel descenso lo fue más aún.
—¿Cómo se sabe si hay que arriesgar o no?
—En este deporte el riesgo es máximo, pero todos los que andamos en esto sabemos que lo primero es la vida y con éso no se juega.
—¿Ser cobarde es ser valiente?
—En muchos casos sí. Darse la vuelta no le gusta a nadie, pero en muchas ocasiones es la única forma de salvar la vida.
—¿Algunos patrocinadores pagan más por llegar a la cumbre?
—Ninguno. Yo jamás firmaría ese tipo de contratos.
—Uno de sus espónsors es una marca de ropa femenina ¿Tiene que ser diferente?
—Claro porque el cuerpo de la mujer es distinto al del hombre. Lo mismo que hay ropa especial para escalar en hielo o para cada deporte, las mujeres hemos de tener nuestras prendas.
—¿Qué partes de las prendas de hombre son inconvenientes?
—El pecho, la cintura, los pantalones... todo el corte de la prenda es diferente.
—¿Qué es Mountaineers for Himalaya?
—Una ONG de la que formamos parte varios alpinistas del estado. Nos dedicamos sobre todo a la educación infantil en Nepal, Tíbet y Pakistán.
—¿Cómo se concreta ese trabajo?
—Tenemos 55 niños apadrinados en Katmandú y Pakistán. Les damos toda la enseñanza primaria hasta los 12 años.
—¿Cómo os financiáis?
—Conferencias, proyecciones, calendarios, semanas de montaña, donaciones... Con todo eso arreglamos los baños o las pizarras de una escuela cerca del Everest.
—¿Y lo de Mountaineers?
—Porqué colaboramos con una ONG americana que se llama así.
—¿El restaurante Abeletxe de Tolosa es de su propiedad?
—Sí, pero lo dirige un gerente porque yo me paso el día fuera de casa.
—¿El menú está diseñado por usted?
—No. Me gusta la hostelería, pero para eso están los profesionales. Es un restaurante de cocina típica vasca en el que tengo 20 personas trabajando.
—¿Es Abeletxe su futuro profesional?
—Quizás. Pero yo soy ingeniero y tengo un máster en dirección de empresas.
—¿Y?
—Pues que me veo más dando conferencias de formación a nivel de empresa que es de donde vengo.
—¿Su experiencia en la montaña sirve a los empresarios?
—Yo creo que sí. Todo empresario se plantea retos y ha de luchar para conseguirlos.
—¿La fuerza de voluntad se educa?
—Yo sólo cuento como lo hago yo en la montaña. Luego empresarios y directivos lo aplican a su mundo.
—¿Que la montaña sea cada dia mas popular y el Everest se llene de gente es bueno o malo?
—Bueno para todos. Cuánto más se hable de este deporte mejor.
—¿Qué recomienda a los montañeros de la UES que quieren hacer el Dhaulagiri?
—Que vayan tranquilos y sobre todo que lo vayan a disfrutar. Que no se obsesionen con llegar y que vuelvan a casa.
Con todos los dedos

LOS OCHO 8 MILES
La alpinista vasca Edurne Pasabán presentará personalmente esta tarde, a las 20’30h, en la sala de actos de la Unió Excursionista de Sabadell, UES (Salut, 14), su documental «Recorrido por mis ocho 8 miles».
Después de la proyección, la velada continuará para los más interesados cenando con la propia Edurne Pasabán en un céntrico restaurante de la ciudad.
Las plazas se limitan a 35 comensales y el precio es de 25 euros.