Rocío Carrasco, Rociíto

"¡Pues claro que vendo exclusivas!"


29/ 1/ 2000

Rocío Carrasco estuvo ayer en la inmobiliaria MC de Sabadell

Hija y madre de Rocío, Rocío Carrasco Mohedano, 22, estuvo ayer en Sabadell como Relaciones Públicas de MC, la inmobiliaria que ha abierto agencia en la Rambla.

Agobiada por multitud de flashes y los micrófonos más indiscretos de todas las televisiones, aguantó el chaparrón con mayor serenidad de lo esperable.


"Cuando se nace como he nacido yono hay nada que hacer"

 

-Tu ya habías estado en Sabadell.

-Sí, una vez porque tengo un amigo que es jefe de seguridad del Área Concor.

-Eres la imagen de MC Inmobiliaria porque tu ex-marido, el guardia civil, Antonio David, también posee una oficina en Madrid. ¿Significa eso que las relaciones laborales no os van tan mal?

-Nada que ver. El tiene su trabajo y yo el mio. (Griterío, irrumpen las televisiones y ella les conoce a todos). Pero oye, vosotros no sois periodistas locales, sois todos nacionales. (La acribillan a preguntas &laqno;Rocío confiésate», &laqno;Rocío, qué hay de Fidel». Ella capea el temporal como puede)

-Venga dílo¿Cómo te va con Fidel?

-¿Qué? ¿Quién? ¿Qué qué?

-¿No piensas hablar del tema, vaya?

-Para nada.

-¿Estás descubriendo con Terelu Campos tu faceta de actriz?

-Lo que estoy descubriendo es que MC es una agencia...

-Vale Rocío, dejémoslo.

-(Riendo) Que aqui hemos venido a inaugurar una oficina, hombre. (Los de la tele se abren camino otra vez entre el griterío: &laqno;¿viajarás otra vez en secreto a Portugal?», &laqno;¿Estás enamorada de Fidel?»&laqno;¿Le eliges tu las gorras?», &laqno;Se necesita morro para hacer lo que haces?» &laqno;Por qué estaba ayer David en un concierto de tu madre?»... Ella responde con evasivas, aprisionada entre el micro y la pared, sin perder su sonrisa forzada. De repente se van todos como han venido y baja algo la tensión ambiental).

-A ver Rocío, hemos empezado fatal, pero &laqno;sólo» nos escuchan unas 30 personas. ¿Lo volvemos a probar?

-Venga (sonríe aliviada).

-¿Tus hijos también son tema tabú?

-No.

-¿Te quitan mucha libertad?

-Al revés, me dan la vida. Sé las atenciones que necesitan y lo asumo.

-¿Qué recibes de ellos?

-Todo y de los dos por igual. No hay dedito que me corte que no me duela. Son la razón por la que vivo. Estoy deseando coger el avión para verles. Pero si quiero darles una serie de comodidades he de trabajar.

-¿Está ya recuperado el menor?

-Le han hecho una revisión y está perfectamente gracias a Dios.

-¿No piensas bautizarlo?

-Sí, cuando todo se calme.

-¿Cómo te llevas con los hijos de tu madre?

-Estupendamente, son tan peques que los veo como a mis hijos.

-¿Hablais con David padre sobre la educación de los niños?

-No. El habla muy poco.

-¿De verdad os robó las joyas?

-Digamos que &laqno;se llevó» unas joyas que no eran suyas. Pero eso ya se verá en el juicio.

-¿Tu relación con la prensa es siempre tan complicada?

-Hago lo que puedo.

-Pero tu necesitas a la prensa.

-La necesité, como ellos a mi. Pero ya no.

-Obtienes tus beneficios.

-No. De la prensa, obtengo más disgustos que beneficios.

-Me dirás que no es cierto que vendes exclusivas.

-¡Pues claro que vendo exclusivas! No lo niego. Pero vendo porque ya estoy harta de tener seis coches cada dia en la puerta de casa. Harta de no poder comprar el pan tranquila, harta de llevar el niño al médico con una nube detrás, harta de no poder irme de viaje porque todo el mundo me sigue y harta de matarme con el coche para que no me persigan. ¿Cómo se arregla eso? Pues si encima me llevo el dinero, lo soporto mejor.

-Cometerías algun error cuando empezaste.

-No. Cuando se nace como he nacido yo no hay nada que hacer. He tenido los periodistas encima desde bebé.

-Seguro que hay formas de escapar.

-Te juro que no la hay. Yo lo he probado todo. Me he disfrazado, he hecho de todo. ¿No te digo que los tengo ahí? ¡En la puerta de casa! Seis coches. Desayunan, comen y cenan delante de mi casa.

O lo cortas o acabas como Lady Di.