Mònica Pérez, Club Med

 

"Todo incluido no quiere decir todo»"

 


18/ 12/ 1999


Mónica Pérez es uno de los 10.000 trabajadores del Club Med

La sabadellense Mónica Pérez Soley, 25, estudió turismo y, desde hace dos años, trabaja como Gentil Organisateur,G.O. para los amigos, en el club de vacaciones más importante del mundo,Club Mediterrané, Club Med para los amigos.

Ya ha dirigido la oficina de excursiones de los clubs de Cadaqués, Porto Petro, Marbella, Puerto de Santa María e Ibiza y pronto tendrá suficiente nivel en la jerarquía Med como para ser destinada a puntos más exóticos del globo.


""No sé por qué, pero en España se hace muy poca publicidad del Club Med"

 

-¿Hay una férrea disciplina oculta tras tanta sonrisa y alegría maravillosa?

-Sin disciplina no se puede mantener una multinacional de 10.000 trabajadores. Pero no es férrea.

-Trabajadores que sois bailarines, cantantes, animadores y hasta confidente del cliente

-Claro. Es lo que distingue el Club Med de otros clubs de vacaciones. A mi realmente me preocupa que algunos clientes, como por ejemplo los españoles, no se sientan a gusto. Y haré lo imposible para que estén bien.

-¿Los españoles somos difíciles?

-Nos cuesta adaptarnos a los horarios y al idioma.

-¿El idioma oficial es el francés incluso en España?

-Sí. Normalmente siempre hay alguien que habla español, pero a veces yo misma he tenido que dar el alto y decirle al Chef de Village que hay 30 españoles y, si cada noche se traduce el espectáculo al portugués, también puede traducirse al español.

-¿Qué diferencia a los españoles?

-Son menos, pero más de élite. En España, no sé por qué, se hace muy poca publicidad del Club Med.

-Pues los italianos son legión.

-Sí, porque en Italia se hace mucha más publicidad.

-¿Cómo entraste en el Med?

-Vinieron a buscar gente a la Escola de Turisme del Vallés de la calle Escola Pia, donde yo estudiaba. Me preguntaron en francés si me gustaba bailar y si me gustaban los niños y me aceptaron.

-¿Valió la pena?

-Mucho. Trabajar en el Med es una experiencia profesional y humana extraordinaria.

-¿De verdad no te molesta que te contraten como guía de excursiones y que cada noche te hagan bailar?

-No porque bailar me gusta. Y me motiva.

-¿No te gustaría más un trabajo estable sin tanto contrato temporal?

-Soy jóven. Por ahora voy haciendo currículum y haber trabajado en el Club Med está muy valorado.

-¿Qué cambiarías?

-Está ansiedad que sufres entre un trabajo y otro. Ahora mismo llevo un mes esperando que me llamen.

-Muchos clientes creen que con los y las G.O. se puede ligar.

-Pues se equivocan. Se piensa eso porque en los primeros Club Med, en los 60s podía ser cierto. Ahora ya no.

-Mucho solterón-a y divorciado-a va a eso.

-Es verdad. Pero todo incluido no quiere decir "todo". Y nuestro trabajo es ser un buen relaciones públicas e intentar que aquella persona que está sola se lo pase bien y conozca a otras personas. Pero no nos obligan.

-¿Funciona?

-Sí, a veces, entre clientes, se forman grupos de amigos más allá de las vacaciones y hasta matrimonios. Es bonito.

-¿Por qué os obligan a cambiar de destino cada seis meses?

-Es la filosofía del Club. Pero la gente ya va al Club Med para aprender idiomas y viajar y ver mundo.

-Pues tu no te has movido de España.

-Porque aún no dependo de la oficina de Lyon. Al tercer año quizás conseguiré ese nivel.

-¿Cómo se sube de nivel?

-Con tiempo y con buenos informes. El Chef de Village y el jefe de servicio hacen un informe de tí a final de cada temporada.

-¿Pero cómo impone respeto a sus trabajadores un individuo que va todo el dia en pareo y por la noche hace el payaso?

-Ahí está el mérito del Club Med.

-¿Los trabajadores franceses reciben mejor trato?

-No. Una española ha llegado a Chef de Village.

-¿Cuál sería una falta de indisciplina grave?

-Drogarse o emborracharse. Las drogas están hiperprohibidas. Al tercer aviso te echan.

-¡Y todos contentos!