Fran Cegarra: bar cristiano

 

"Nirvana, Iron Maiden y Metalica

tienen el corazón sucio"


14/ 12/ 1999


Fran Cegarra en el bar cristiano de la Zona Hermética

Desde julio funciona en plena Zona Hermética el bar musical cristiano, Punto de Encuentro, con bebidas sin alcohol, mural del hijo pródigo, sandwiches con nombres de las doce tribus y música cristiana, en vivo cada dos sábados. Durante la semana, su clientela son alumnos del I.B.Pau Vila y trabajadores de las industrias próximas. De madrugada, van los jóvenes discotequeros de la Zona y, de vez en cuando, pica alguno.

Al frente del negocio, que aún no lo es, está el evangélico petencostal cartagenero, Fran Cegarra Buendía, 20, quien llegó hace un año a Sabadell con ese único objetivo.


-¿Cuál es la filosofía?

-Es un bar cristiano. Atendemos a tantos toxicómanos y jóvenes con problemas en los centros Betel, Rema y Cerma,que pensamos que sería mejor prevenir, es decir, sanarlos antes de que caigan.

-¿Caen en la Zona Hermética?

-Aqui hay tal concentración de bares y discotecas que digamos que es una zona de...

-¿... corrupción?

-De oscuridad.

-¿Y vosotros sois un rayo de luz?

-Es lo que pretendemos.

-Captar nuevos evangélicos.

-Más que captar, queremos llevar la realidad de Dios, de la Biblia, de los principios familiares.

-¿Lo conseguís?

-Sí. Un chico que vive ahí cerca recién salido del psiquiátrico, nos ha abierto su vida, le hemos llevado a la obediencia de la palabra de Dios y su vida ha cambiado en pocos meses. Ya ha dejado todos los medicamentos y está restaurando sus relaciones familiares.

-Otro.

-Un chico universitario de 25 años que también viene mucho por aqui ha caído en una depresión muy profunda porque sus padres no le reconocían el título universitario que tanto le costó. Ahora ha cambiado y ya vienen al culto hasta sus padres.

-¿El rock es la música del diablo?

-Los grupos mesiánicos que vienen aqui de toda España tocan pop, celta, country y también rock. Lo malo no es el ritmo, porque la música es una creacion de Dios, sino la fuente. Si procede de un corazón sano, la música es sana.

-¿Qué música es insana?

-Nirvana, Iron Maiden y Metalica tienen el corazón sucio y su mensaje está corrompido.

-Muchos jóvenes los escuchan y no pasa nada.

-Bueno.

-¿Tampoco Ricky Martín o Ana Belén?

-¿Para qué conformarse con lentejas habiendo marisco?

-¿Aquí se baila?

-Claro. El grupo country que vino hizo bailar a todo el mundo. Eso sí, su mensaje era cristiano.

-¿Qué dicen los discotequeros habituales de la Zona Hermética?

-Muy bien. No ha habido ninguna pelea ni el menor conflicto. Nos llaman el Bar de Jesús y nos gusta.

-¿Qué se puede tomar aquí?

-Tapas, pastas, sandwiches, café. Menos alcohol, de todo.

-¿Y si piden un gin tonic?

-Le decimos que aqui no servimos y muchas veces eso le engancha para que vuelva. Es algo tan diferente y tan radical que la gente pregunta y nos ponemos a hablar.

-Hasta el bocata es bíblico.

-Sí, hemos dado a los sandwiches los nombres de las doce tribus de Israel. El bikini es el Efraín y el de pan con tomate y jamón, el Judá.

-¿Quién ha puesto el dinero?

-La comunidad evangélica. Hace un año llegamos de Cartagena unos jóvenes con la idea de poner un bar cristiano en Barcelona. Pero en Sabadell encontramos más apoyo y, sobre todo, esta zona, que es muy buena.

-¿Es el primer bar evangélico del mundo?

-En Londres hay el Survival, al que ya van 2.000 jóvenes, pero no conozco ningún otro en toda Europa. En España es el primero y la idea es ir montándolos en Madrid, Bilbao, Tarragona...

-¿También es templo?

-Sí, cada domingo y jueves arrinconamos las mesas y hacemos aqui el culto, oramos y alabamos al Señor.

-¿Los jóvenes evangélicos tienen prohibido ir a la discoteca?

-No hace falta prohibir. Cuando has recibido a Dios ya no te apetece ir. Cuando yo me convertí hace tres años, sólo sentí compasión por los que van a esos lugares.

-De la barra al cielo