Angel Rosa: Segurmóvil

"La policía pilla siempre

al caco en segundos"

 


8/ 12/ 1999


Angel Rosa en el interior de su vehículo conectado a Segurmóvil

Conectado a los satélites de localización GPS y a la red de telefonia GSM, permite atrapar al ladrón del coche o radiocassete en minutos o enviar ambulancias automáticamente en caso de accidente. Veinte coches de Sabadell llevan ya un segurmóvil.

Angel Rosa Arturo, 25, agente de seguros de Mapfre, promueve el invento en nuestra ciudad. La demostración tiene lugar ante la puerta del único establecimiento de Sabadell que lo instala, Só & Só, en Antoni Forrellat (Gran Vía).


"En la central de Madrid pusieron en marcha todo el dispositivo policial y en tres minutos dos coches patrulla le cerraban el paso"

 

 

-¿Funciona como un navegador?

-No. El navegador sólo recibe información, no la envía. Aqui todo está conectado con la central de Madrid donde unas personas detectan el robo o accidente en segundos y actúan en consecuencia.

-¿Qué significa actúan en consecuencia?

-Lo mejor será que lo veas. ¿Lo probamos?

-Claro.

-Primero cerramos el seguro de las cuatro puertas (lo hace con el mando a distancia de la llave). Ahora la central de Madrid interpreta que yo me he ido del coche. Si lo movemos (lo hace) da la impresión que alguien lo está forzando y salta la alarma (se oye).

-Ya saltó.

-Bien. Ahora en Madrid están recibiendo la señal de robo y yo coloco mi teléfono móvil (un Airtel diminuto) en el manos libres del coche. Fíjémonos en la hora.

-Las 11 y 13 minutos.

-Exacto. Ahora cronometramos el tiempo que tardan en comprobar el robo. Me van a llamar de un momento a otro. (Beep-beep) ya está, son ellos. ¿Sí? ¿diga? (Se oye una voz de hombre)

-Buenos dias, ¿Angel Rosa?

-Yo mismo

-¿No sucede nada?

-No se preocupe ha saltado la alar...

-¿Me puede indicar su contraseña? (la dice) De acuerdo tenemos el vehículo situado en la calle Antoni Forrellat con Batllevell, ¿correcto?

-Correcto (se despiden).

-Si lo hubieran robado de verdad el ladrón también podría responder.

-No porque yo siempre llevo el móvil conmigo, nunca lo dejo en el coche. Además, el caco podría saber mi nombre pero no mi código secreto.

-Vale ¿Quién avisa a la policía?

-La central llaman a Seguridad Ciudadana donde se destina el cuerpo policial más adecuado.

-¿Lo pillan siempre?

-Claro porque el GPS localiza vehículos con una precisión de calle y número. Sabemos hasta su velocidad.

-¿Y si el ladrón destroza el aparatito?

-Esto sólo es el panel. Mientras no destroce la caja negra, oculta en algún lugar del coche, ésta seguirá emitiendo señal.

-Los peruanos roban sin forzar y no salta la alarma.

-Pero el propietario se da cuenta inmediatamente o sea que no tiene mas que llamar a la central por teléfono y le encuentran el coche enseguida.

-Cuénteme un caso real.

-En Palma de Mallorca, donde todos los taxis, más de 200, llevan el segurmóvil porque está subvencionado por la comunidad autónoma, ocurrió una anécdota muy divertida.

-¿Qué pasó?

-Un taxista tuvo avería, vino la grúa y el gruista, sin darse cuenta, pisó el pedal secreto de "alarma de atraco" que colocamos opcionalmente. En la central pusieron en marcha todo el dispositivo antiatraco y, en minutos, dos coches patrulla cerraron el paso a la grúa. Fue una falsa alarma, pero demuestra como funciona el sistema. Y las pasadas navidades una taxista gallega en plena noche llamó y, a los tres minutos, la policía se llevaba a los clientes que la estaban atracando.

-¿Qué pasa en accidentes?

-Si hay una desaceleración a 15 km/h en dos décimas de segundo, además de abrirse el airbag, el coche envía automáticamente una señal al centro de emisión y éste procede a enviar ambulancia y policía.

-¿Ha pasado?

-Sí, en Madrid la policía se ha presentado ya a varios accidentes sin que nadie la haya llamado. El segurmóvil se ha encargado de todo.

-¿Hay que ser asegurado de Mapfre para tenerlo?

-No. Sólo hay que pagar las 156.000 del aparato más una cuota anual de 18.000. Los gobiernos autónomos de Madrid y Galicia lo subvencioinan en un 50%.

-Aqui nada, claro.