Albert Llovera, pilot minusvàlid

"Es increíble cómo se va cruzando en mi vida la ciudad de Sabadell"

13/ 11/ 1999

 
Albert Llovera montando en su Citroën XSara en el Eix Macià

Fue esquiador olímpico en Sarajevo y, un año después, a los 18, cayó en un supergigante quedando parapléjico. Se pasó al motor y hoy, a pesar de su grave minusvalía, no sólo se codea con los mejores de rallies, también es campeón de Catalunya 1998 de turismos en circuito. Verle descorchar el cava desde el 1 del podio sentado en su silla es toda una imagen.

El ortopeda e ingeniero gráfico, Albert Llovera Massana, 33, es andorrano. Pero Sabadell se le cruza en su vida constantemente.


"Sainz nos arregló en diez minutos un problema que teníamos desde hacía un año"

 

 

-¿Estaba claro que lo suyo era el motor?

-Sí pero en silla de ruedas también competí con un equipo de baloncesto de Estados Unidos y llegamos a subcampeones del mundo detrás de Escocia. Con cheerleaders y todo, ¿eh? Era cachondo.

-¿Y que pasó?

-Que volví a España porque en EEUU no me daban la licencia de coche y yo quería correr.

-El primer año ya ganó el campeonato de Andorra de rallies.

-Sí. Fue muy bonito porque nadie daba un duro por mi. Ni yo. Pero a media temporada empecé a ganar carreras y al final gané el campeonato. Nos quedamos todos de piedra. Eso me animó a seguir.

-Y se vino a España.

-Estuve un tiempo haciendo rallies hasta que me pasé de Peugeot a Renault para competir en la Copa Renault en circuitos de toda España. El primer año me fue fatal, pero los otros dos siempre quedaba entre los seis primeros. En Francia hasta hice una pole.

-Y dejó Renault por Citroën.

-Si porque Citroën me nombró Superpiloto y me adjudicó uno de los únicos 30 ZX SuperCopa. Tres años después ya me ayudaba la Red Citroën de Catalunya, o sea Garaje Condal de Sabadell. Por cierto otro sponsor mio, Justa Pla de Ischia, también es de Sabadell.

-¿Cómo pudo ganar el campeonato de Catalunya de Turismos 'sin piernas'?

-Es raro, sí. En Europa hay otros parapléjicos que pilotan en competición, pero no ganan. Y en América casi no hay.

-¿Le dan trato de favor los otros pilotos? ¿Se lo piensan dos veces antes de darle un achuchoncito y sacarle de pista?

-¡Qué va! Fuera de pista todos somos muy amigos, pero en pista todos me pueden dar un toque.

-Este 27, en Calafat, puede renovar el título de Catalunya

-Sí, voy tercero y soy el piloto con más victorias, cinco. Mi gran rival es De Fulgencio, de Sabadell. Le conozco y es muy buen tío.

-Su copiloto en rallies, Marc Corral, también es de Sabadell.

-Es un fenómeno. Ha tenido ofertas para ir al nacional de rallies, pero dice que la sensación que tiene conmigo no la tiene con nadie y se ha quedado conmigo.

-Mucho Sabadell, ¿no?

-Mucho. Es increíble como se va cruzando en mi vida la ciudad de Sabadell. también he ido mucho de copas con Carles Kotnik por la Zona Hermética y Sant Feliu del Racó. Ya Marc Gené también le conozco mucho. ¡Me pega cada bronca cuando me desplazo un milímetro en una curva!

-¿Qué dice Carlos Sainz?

-Me ha ayudado mucho. Un dia vino al taller y en 10 minutos nos solucionó un problema del depósito del líquido de frenos que teníamos Zanini y yo desde hacía un año. Al dia siguiente competí y gané.

-También prueba coches para discapacitados.

-Si, cuando Guidosimplex de Ripollet me llama, vuelo a Vallelunga (Italia), les destrozo unos cuantos Fiats en un par de dias y vuelvo (ríe).

-¿Son los que le ponen los pedales en el volante?

-Sí, (toca los aros concéntricos al volante). Este es el freno y este el gas. Todo regulado desde una caja electrónica. Siempre pruebo los últimos inventos.

-¿Nunca le han reclamado en verificaciones?

-Está todo homologado y por una institución que también es de Sabadell. Pero es que además mi coche, portodas estas manipulaciones, pesa 38 kilos más que los demás. Eso no le da rapidez, se la quita.

-¿Cuál es su ambición?

-Yo soy andorrano, de montaña, y me gustaría volver a los rallies. Para mi la conducción en circuito es demasiado perfecta, demasiado matemática, apenas hay margen para la improvisación. El rally es más latino (sonríe entusiasmado): lluvia, graba, gente...

-¿Qué posibilidades hay de cumplir ese sueño el año que viene?

-Bastantes. Depende de Calafat.

-Recuerdos a todos.