Eduardo Polonio, músico electroacústico

"La música electroacústica recupera los timbres del Renacimiento"


9/ 11/ 1999


  Edcuardo Polonio ha compuesto más de cien obras electroacústicas

A las 8 de esta tarde ofrecerá un concierto de música electroacústicda en el Auditori de la Caixa de Sabadell bajo la organización de MECAD y Fundacio Caixa Sabadell.

El compositor y pianista madrileño Eduardo Polonio García-Camba, 58, lleva 30 años en estemundo, ha presidido la Asociación de Música Electroacústica de España, es consejero de la Federación Internacional, ha compuesto tres óperas y más de cien obras electroacústicas y da conciertos por toda España.


"Necesitaba un sonido de gigantescas ruedas dentadas, como las de Leonadrdo, y lo encontré en ese crujudito tan interesante de las sillas de lona"

 

-Se abre el telón y...

-...y se ve a un señor,que soy yo, sentado entre teclados, sintetizadores, samplers, sintetizadores de sonido y ordenadores.

-¿Si los aparatos funcionan solos qué falta hace que esté ahí ese señor?

-También la música de cámara se puede ofrecer grabada, pero la gente quiere ver. Estoy yo para que luego no digan aquello de que la música electroacústica es muy fría y le falta el componente humano.

-Parece que lo dice con ironía.

-Sí porque no creo en ese tópico. Cuando yo voy a un concierto cierro los ojos para concentrarme el máximo en la música. A mi no me interesa ver los movimientos que hace el violinista con el arco ni ver los dedos del pianista sobre las teclas. Yo voy a escuchar.

-Y sin embargo el directo tiene sentido.

-Por supuesto. El verdadero sentido del directo es, como en el jazz, que te ofrece un margen de improvisación. Aunque reconozco que es más difícil de captar porque cuando pulso un do no se oye un do sino un ladrido de perro o un bocinazo.

-¿Nos alejamos cada dia más de las esencias de la música pura?

-Al contrario. La música electroacústica recupera, gracias a los sintetizadores, esos timbres delRenacimiento que se perdieron.

-¿Por ejemplo?

-El timbre de la viola de gamba o el cromorno del Renacimiento era riquísimo, pero se perdió a cambio de la rapidez del violín. El violín es muy rápido, pero tímbricamente muy pobre. Nosotros recuperamos esos timbres complejos y atrayentes de los instrumentos primitivos. En la música electroacústica buscamos el timbre por sí mismo, el timbre por el timbre.

-¿Qué sonidos de la vida le seducen como para digitalizarlos e incorporarlos a su música?

-Los que tienen personalidad, los que se salen de lo corriente, los que tienen vida interna y una cierta inseguridad tímbrica.

-Póngame un ejemplo.

-Por ejemplo en la obra A-roving basada en poemas de Byron necesitaba un sonido de máquinas con gigantescas ruedas dentadas, como las de Leonardo. Pues lo encontré en ese crujidito tan interesante que hacen las sillas de lona al moverte en ellas. Puse el micro y obtuve unas máquinas fabulosas, algo increíble (ríe) de verdad.

-¿En sus conciertos se crea un atmósfera de Liceo o de Rockódromo?

-Más bien de música de cámara. Mi música se escucha como una suite de Bach.

-¿Es despectivo lo de 'artista sonoro'?

-Eso viene de la poesía sonora que no está hecha por músicos. Pero yo soy pianista y tengo toda la carrera de composición. Mi filosofía no es la poética, sino la estrictamente musical.

-¿Es obligado, en su campo, saber informática?

-En absoluto. Yo desde que en 1970 me metí en un ordenador IBM de la Facultad de Ciencias de Madrid que ocupaba toda una habitación, ya decidí no volver jamás a la programación. A mi el software que me lo hagan. Programar me aburre soberanamente. Yo soy pianista.

-Pero no rehúye la relación entre música y matemática.

-¡Nunca! Soy una enamorado de las matemáticas. Pero es que las matemáticas son muy abstractas, casi filosóficas. Yo uso muchas estructuras matemáticas para mis obras. A veces hago cálculos larguísimos para obtener alturas y estructuras... aunque luego no las respete.

-La norma está para saltársela.