Miquel Pongiluppi, Banco de Alimentos

"No tener un plato en la mesa cada dia es muy grave... y muy triste"

9/ 10/ 1999


  Miquel Pongiluppi es vicepresidente del Banc d´Aliments de Barcelona

Casi mil sabadellenses se alimentan regularmente gracias al Banc dels Aliments de Barcelona. Desde un local de mil metros cedido por Enher, en el último año han recogido 1.251 toneladas cedidas por 161 empresas de la alimentación y distribuidas a 44.000 personas que pasan hambre en la zona de Barcelona.

Su vicepresidente es el publicitario barcelonés Miquel Pongiluppi Pagès, 57, quien ha venido a Sabadell para dar a conocer la entidad.


"Gente de la 3ª edad que viven en el Eixample y tuvieron una buena vida, hoy pasan hambre"

 

 

-¿Hay quien se muere de hambre en Catalunya?

-Muy pocos. Morirse de hambre es muy difícil.

-¿Entonces?

-Lo que hay en Catalunya es mucha gente que pasa hambre y eso es muy grave y muy triste. Simplemente no tienen cada dia un plato en la mesa. Gente que hoy se va a dormir sin cenar, mañana no desayunará y al mediodía quizás comerá un bocadillo.

-Para evitarlo habeis creado el Banc d´Aliments.

-Sí, hace diez años. El primero nació en 1966 en Phoenix (Arizona). Lo fundó uno que vio, en un supermercado, como se echaban naranjas a la basura. Al girar la esquina vio a un mendigo y pensó que algo no ligaba.

-¿Y desde entonces?

-Desde entonces se han fundado bancos de alimentos en todo EEUU y en diez países europeos. En España hay 35 y en Catalunya tres: Barcelona, Girona y Reus.

-¿Por qué no en Sabadell?

-Si hay gente de buena voluntad y comprometida, un almacén y un buen número de empresas donantes ¿por qué no?

-¿Quién paga el transporte?

-Nosotros no transportamos. Las empresas nos lo traen al almacén y las entidades receptoras nos lo vienen a buscar.

-¿Cómo elegís a los beneficiarios?

-Entre entidades reconocidas: públicas, parroquias, etc.

-¿También de Sabadell?

-De Sabadell nos vienen nueve entidades: Guardería Nuestra Señora del Pilar (130 personas), Amics del Poble Saharià (10), Llar Infantil Can Puiggener (85), Grup Esplai Torre Romeu (180), Sagrada Familia-Les Termes (60), Asociación Gitanos Ran Kali (165), Drapaires de Emaús (20), Parròquia Sant Roc (140) y Comunitat Cristiana de Rehabilitació Cernot (26).

-¿Cómo sabeis que no os engañan?

-Porque llevamos un control. Antes de dar nada nos desplazamos un par de veces y contamos las personas que necesitan comida. Y cada año se hace un seguimiento.

-¿Sin una peseta por medio?

-No. Todos trabajamos de forma absolutamente altruista. De la administración se cuidan jubilados y de la carga y descarga voluntarios de la PSS.

-Con la mili profesional ésos los vais a perder.

-Sí, procuraremos sustituirlos convoluntarios de los propios receptores.

-¿Hay sabadellenses entre las empresas donantes?

-Establiments Viena y también colaboran Banc y Caixa de Sabadell.

-¿Los empresarios obtienen algo a cambio?

-Algunos son buenas personas, pero la donación desgrava y reduce costes de estocaje.

-¿Os cuelan productos caducados?

-Seguro que no, es lo primero que miramos. Entregan producto sobrante, mal etiquetado, etc.

-¿Llegais a todo el mundo?

-No. Seguro que no. En Barcelona hay 135.000 personas que viven en pobreza severa y nosotros sólo llegamos a 44.000 a las que, además, sólo cubrimos un 10% de sus necesidades. Resumiendo: sólo cubrimos el 5% de las necesidades reales de hambre.

-¿Además de hambre pasan vergüenza?

-Muy a menudo. Gente de la 3ª edad que a lo mejor viven en el Eixample y que pasaron una buena vida ahora tienen una pensión mísera y no se atreven a pedirnos comida. Algunos viven en un 5º piso y la comida tiene que llevársela una asistenta social porque no pueden ni caminar. También hay inmigrantes, toxicómanos y, sobre todo, familias enteras con el padre en paro.

-¿Estais haciendo un trabajo que correspondería a la Administración?

-Claro, pero a los políticos no les gusta reconocer que el hambre no es cosa de Somalia, sino del vecino de la casa de al lado.

-El cuarto mundo no es políticamente rentable.