Manel Castellano, trabajador de Disneyland Paris

"Los españoles con una mirada

lo decimos todo"

25/ 9/ 1999


M. Castellano es el único sabadellense que que trabaja en Disneyland

Vio un anuncio en la prensa, escribió y a los pocos dias ya trabajaba en el servicio de sillitas para niño de Disneyland Paris.

Después de trabajar ahí durante siete meses, Manel Castellano Moreno, 26, ha venido una semana de vacaciones a Sabadell y el martes vuelve a París para otros tantos meses.


"A lo mejor ese dia el Capitán Garfio es tu amigo de Murcia y te coge del brazo. Es divertido."

 

-¿Para los empleados también es el reino de la fantasía?

-Sí. Nos tratan muy bien. Yo sólo tengo dos quejas.

-¿Cuáles?

-La primera: mi habitación es demasiado pequeña y tengo que pagarme la lavandería. En otras residencias, los trabajadores Disney pagan lo mismo por más espacio y más servicios

-La segunda.

-El salario es muy justito. No he podido ahorrar ni una peseta. París es tan caro que apenas llego a final de mes.

-¿No protestais?

-Sí, pero en Disney todo es tan mágico y maravilloso que no te responden.

-¿Por lo demás?

-Todo lo demás es positivo. Hago la semana de 35 horas: libro miércoles y jueves y los demás dias trabajo siete horas.Si cumples tus obligaciones y eres puntual te respetan todos tus derechos.

-¿Contrato?

-Temporal, pero me han ofrecido el indefinido y he dicho que no. Aquello está muy bien, trabajo allí muy a gusto y me va a dar mucha pena dejarlo, pero yo quiero volver a mi Sabadell, con mis amigos, mi familia...

-¿Grado de disciplina?

-Muy relajado. Tengo cuatro jefes pero todos son buena gente. Casi hasta demasiado relajado. Este verano ha venido de refuerzo mucho francesito niño bonito, no han dado ni golpe, se pasaban el dia fumando en el backstage y nadie les decía nada.

-¿No os controlan?

-Hay los fox (zorro) que son controladores de incógnito. Igual es un padre con niños, pero te está controlando sin que tu lo sepas.

-¿Te obligan a cuidar la imagen?

-Como en cualquier otro lugar cara al público, has de ir afeitado y limpio.

-¿Y a sonreir?

-Claro, como me obligaban en el Fotoprix de Terrassa cuando trabajaba allí. Pero es que yo, por mi carácter, ya sonrío solo. No me cuesta. ¿Te digo algo?

-Claro.

-Los franceses tienen muchas más expresiones de amabilidad que los españoles. Pero te las dicen sin mirarte a los ojos. Los españoles no somos empalagosos, pero miramos a los ojos y con una mirada lo decimos todo.

-¿Cómo llegaste a eso?

-Ví el anuncio en la prensa, llamé, me citaron en Barcelona, me hicieron una entrevista en francés y, como tengo el magisterio de lenguas extranjeras, enseguida me dijeron que sí.

-¿Hay que acreditar conocimientos sobre el Capitán Garfio, Gruñón o R2D2?

-En absoluto. A mi el mundo Disney nunca me dijo gran cosa, pero ahora que estoy allí me ha enganchado. Me gusta. Claro, a lo mejor ese dia el Capitán Garfio es tu amigo de Murcia, te encuentras con él y te coge del brazo. Es divertido.

-¿Qué cuentan los que van bajo el disfraz?

-Pasan mucho calor. Y a veces se enfadan tanto con los niños que les tiran de las orejas de Pluto que se van corriendo para no gritar.

-¿Cómo son las residencias de empleados?

-Están en un pueblo próximo, como Sant Quirze, con sus casitas y sus arbolitos. Hay tres y la mía, para 800 empleados, es la menor. Yo comparto habitación con un alemán y el alojamiento nos lo descuentan del sueldo.

-¿Cual es el ambiente?

-Estupendo. Allí hay gente de Rusia, Canadá, Camboya hasta un par de esquimales. Y todos jóvenes.

-¿Vale la pena?

-Ya lo creo. Vivir sólo e independniente durante un tiempo es bueno para cualquier joven. Hago amistades de todo el mundo, aprendo idiomas, es una experiencia maravillosa.

-¿Tienes la sensación de trabajar en Francia o en EEUU?

-En EEUU. Allí todo funciona a la americana: mi jefe es un team leader, el cliente un guest y yo un cast-member que hace opening-closing cada dia.

-¿Un truco anti-colas?

-Ir fuera de temporada y entre semana y montar en las atracciones más populares durante el desfile.

-¡Superfragilístico!