Jaime Delgado, espiritualista empresarial

"No hay logro espiritual sin logro económico"

23/ 7/ 1999

 
El empresario y maestro Jaime delgado estará hoy en Espai Obert

No es un iluminado más. El concilia el trabajo espiritual con el éxito en la empresa, la política o el deporte. Aprender de maestros orientales e indígenas le llevó a montar un grupo de empresas de asesoría en Mexico D.F.

El piscólogo educativo con máster en Programación Neurolingüística, Jaime Delgado Orea, 44, hablará de Gemotería Sagrada esta tarde, a las 8´30 en Espai Obert (Escola Pia, 15).


"Hemos de olvidarnos de esta condición de subsidiados y parásitos porque eso convierte al mejor gobierno en el que más mentiras dice"

 

--En España espiritualistas y materialistas viven de espaldas.

--Claro. Las gentes que desarrollan la espiritualidad olvidan el desarrollo material y tienen crisis económicas y familiares. Nosotros buscamos ese equilibrio esencial entre espíritu y vida cotidiana porque no hay logro espiritual sin logro económico.

--¿Y a los otros?

--Evidentemente a los líderes económicos y políticos del planeta también les falta conciencia.

--¿Usted ha trabajado con ellos?

--Sí. He trabajado con ministros, con candidatos a presidente de México, y con empresarios, uno de ellos está entre los 100 hombres más ricos del mundo.

--¿Qué les enseña?

--De entrada les hablo en su idioma, de aumentar la producción, de eliminar el stress y de cómo controlar la mente para reducirlo. Cuando se dan cuenta de que funciona, les doy los principios de la filosofía oriental, pero sin mencionarlo.

--¿Cómo se gana su confianza?

--Porque les hablo con una claridad que nadie les habla. Por su áura veo sus puntos débiles y les digo directamente sus verdades. Eso les impresiona.

--¿Convierte empresarios en buena gente?

--Sencillamente les hago comprender que tratar bien a sus empleados es más productivo para ellos. Y lentamente van aprendiendo una mística más allá del money-money-money.

--Convertir a los políticos en sinceros ya sería un milagro, ¿no?

--Yo les digo a los políticos que digan la verdad. Y la verdad es que nunca ningún gobierno va a resolver tu problema personal. Hemos de olvidarnos de esta condición de subsidiados y parásitos porque eso convierte al mejor gobierno en el que más mentiras dice.

--Ese mensaje no da muchos votos.

--Podría darlos si se lanzara bien. Lo único cierto es que mi familia, mi espiritualidad y mi salud sólo dependen de mi esfuerzo.

--El equipo de Copa Davis de Mexico y el club de futbol Cruz Azul también han seguido sus enseñanzas.

--Sí. Yo entrené a Carlos Hermosillo en los tres años que fue pichichi de la liga mexicana. Trabajaba su mente y su energía justo antes de cada partido. Lo fundamental en deporte es la concentración y la capacidad de soportar la frustración. No basta con 'echarle ganas'.

--Pero tenis y fútbol son muy distintos.

--Por supuesto. El tenis requiere una concentración de ritmo y, sobre todo, lo más importante, desconectar, no pensar en el partido cuando se sientan en la silla a descansar. Los ejercicios de concentración variarán según sea un tenista visual o auditivo. En fútbol es todo muy diferente.

--¿Qué es Despierta México?

--Mi programa de radio que este agosto se convertirá en programa de televisión por cable para las diez principales estados del país. Queremos despertar las capacidades de las personas.

--¿Está México más despierto que España?

--Son conciencias diferentes. Aquí hay una gran ebullición, mucho movimiento y cambio, pero sin arraigo a la tierra y con una energía muy volátil. En México tenemos más información genética de nuestra cultura indígena.

--Usted aprendió de chinos, sintoístas, tibetanos, mahorís, lakotas, mayas. ¿Qué tienen en común?

--Un tronco filosófico de respeto a la tierra y a los seres humanos y búsqueda de la bondad. Todos saben que debemos ayudarnos unos a otros.

--¿Va la ciencia por ese camino?

--Sí, la programación neurolingüística, por ejemplo, no tiene concepto filosófico, pero también da técnicas de aprendizaje para ser mejor como persona.

--¿Enfadarse es perder el tiempo?

--Sí, siempre.

--Déme un consejo para no enfadarme.

--Eso le pregunté yo a un maestro y me dijo: te enojas porque no tienes paciencia y no tienes paciencia porque eres muy soberbio. Si fueras más humilde verías que la gente tiene derecho a, por ejemplo, hacerte esperar. Y...¿más?

--Más.

--Normalmente el que te hace enojar no tiene un pleito contra tí sino contra él mismo. Lo único que quiere es sacarse la caca de encima y la arroja contra el primero que pasa. Pero si estás lleno de energía ninguna ofensa te afecta.

--¿La risa es cosa de sabios o de simples?

--De ambos. El simple es sabio y el sabio debe aprender a ser simple. La risa produce y transmite energía y sería la mejor terapia de este planeta sino estuviéramos siempre tan serios.

--¿Cómo eliminaría el odio de Kosovo?

--El odio es una fuerza muy poderosa, pero autodestuctiva. Si se trabajan mente y corazón eso llega a comprenderse. Deberíamos enseñarles que su visión es sólo un pedazo de realidad, muy pequeñito pero sólo diferente del pedacito que ve el 'enemigo'. Con el tiempo vería que el enemigo es igual que él, sólo que está al otro lado.

--Si fuera tan fácil.

 

 

 

-