Jordi Duarte, Taulí & Cº

"Por 268 mil al mes ya me pueden dar langosta cada dia"

9/7/ 1999

 
La Residencia Albada pide a Jordi Duarte 268.840 pesetas al mes

La Residencia Albada quiere cobrarle 806.520 pesetas de entrada y 268.840 cada mes por tenerle de residente.

Los nuevos aires de empresa privada que soplan en la Corporación, antes Consorcio, antes Hospital y antes Casa Caridad producen situaciones tan insólitas como la del ex-propietario de la Llibreria Can Feu y vendedor de libro viejo, Jordi Duarte Ribas, 52.


"De los principios de aquella antigua Casa Caridad de la Via Massagué que acogía a todo el mundo sin condiciones, ya no queda nada"

 

--Empecemos por el accidente.

--El 14 de julio de 1997 un camión me atropelló en la calle Prat de la Riba. La rueda me cruzó en diagonal toda la espalda y me dejó inválido de las dos piernas.

--Adelante.

--Tras un año de rehabilitación en el Instituto Guttman de Barcelona, pedí plaza en la Albada a la espera de mi indemnización y, como ya se lo olieron, enseguida me dijeron que sí.

--¿Qué se olieron?

--Que la compañía aseguradora del camión me iba a pagar una buena indemnización de varios millones de pesetas.

--¿Quiere decir que pasó delante de otros porque usted iba a ser rico?

--No lo sé, pero en cuanto se confirmó la indemnización, este 1 de junio, me dicen que las 60.000 pesetas al mes que he estado pagando durante el último año ya no son suficientes.

--¿Cuánto le piden ahora?

--Dicen que ahora tengo que pagar 268.840 pesetas al més más una entrada en depósito de 806.520 pesetas por si no puedo pagar algun mes. Mire lo que me propusieron (muestra un contrato entre el director del Taulí, Pere Monràs, y él).

--¿Lo firmó?

--¡No! En cuanto me lo enseñaron les dije que ni el Ritz me cobraría tanto y que a ese precio ya me podían dar langosta cada dia. Se lo enseñé a mi abogado, que ya lo está tramitando, y me dijo que, sobre todo, no firmara nada.

--¿Cuánto cuesta una residencia privada?

--De 120.000 a 300.000 las más lujosas, que es casi lo que me piden aqui.

--Pues vaya a una privada.

--No. Primero porque en la zona de Sabadell no hay ninguna que te dé un servicio tan bueno como la Albada. La verdad es que el trato que recibo aqui es excelente. Hasta me cambian de lado en la cama para que no se me hagan llagas. Estoy muy contento del servicio.

--¿Y segundo?

--Lo segundo y más importante es que yo necesito ese dinero para comprar una casa de planta baja y adaptada a silla de ruedas y para pagar a una señora que me vista por las mañanas y por las noches. El resto puedo hacerlo todo yo solo.

--¿El plan es invertir ese dinero en su independencia?

--Claro, pero no tengo aún el dinero. Además, aún no he ecnontrado casa porque ni Vimusa ni las constructoras privadas me ofrecen lo que necesito.

--¿Quiere decir que si paga 800 mil de entrada y casi 300 mil cada mes se le va la indemnización en pocos años?

--Claro y entonces ya no podré independizarme nunca.

--¿A quién devolverían las 800.000 de depósito si usted muere aqui?

--No lo sé. Eso el contrato no lo pone. Yo supongo que más que nada lo piden para ir cobrando intereses.

--¿Hay muchos residentes en la Albada pagando esas cantidades?

--A una señora que ha muerto hace poco le cobraban casi 300.000 pesetas al mes. Y algunos han tenido que vender todo lo que tenían para quedarse en la Albada.

--¿O sea que es habitual?

--Habitual no porque también hay mucha gente pobre que sólo paga en función de sus pensiones.

--¿Los ricos entran antes?

--Eso parece. A mi, dede luego, no me hicieron esperar nada. Y según parece la lista de espera es larguísima.

--¿La filosofía es que pague más el que más tiene por justicia social o simplemente vamos a sacar el máximo dinero posible y los pobres a la cola?

--No lo sé, pero desde luego, de los principios de aquella antigua Casa Caridad de la Via Massagué, de la que deriva la Albada, y que acogía a todo el mundo sin condiciones, hoy ya no queda nada.

--En ese cartel pone ResidènciaSociosanitària ¿Que significa el socio?

--No sé.

--Taulí Corporation and Co.