Rosa Carcas, Deportivo Femenino Iradier

"La mujer sólo se siente cómoda cuando está entre mujeres"

10/ 6/ 1999

 
R0sa carcas, nacida en Sabadell es gerente del Club Iradier

En su 20 aniversario, el Deportivo Femenino Iradier sigue siendo la catedral de la belleza, la complicidad y la autoafirmación de las mujeres más in de Barcelona.

Con 10.000 metros cuadrados, 172 trabajadores, quince médicos, nueve piscinas, sala de cine,cancha de golf, barbacoa y todos los lujos imaginables, este club exclusivo para mujeres, fue fundado por su actual gerente y co-propietaria, Rosa Carcas Romero, 50, nacida en Sabadell.


""Mi madre me tuvo en una clínica privada de Sabadell y fue la primera de España en hacer el parto sin dolor; justo después de la Reina de Inglaterra"

 

--¿Cómo fue usted a nacer en Sabadell?

--Pues por accidente. Mis padres vivían en la Torre dels Anglesos de Cerdanyola y mi madre me tuvo en una clínica privada de Sabadell. Fue la primera mujer de España que hizo el parto sin dolor con pentotal. Justo después de la Reina de Inglaterra.

--¿Hasta cuándo vivió en Cerdanyola?

--Muy poquitos años. Mi padre trabajaba por toda España en la construcción de obra pública y enseguida vinimos a Barcelona.

--Ahí se acaba su historia vallesana.

--No porque yo tengo aún parientes en Cerdanyola y mi padre va muy a menudo a ver la torre y recordar su infancia.

--La cuestión es que se convirtió rapidamente en toda una barcelonesa.

--Estudié en las Teresianas de Ganduixer, hice ballet clàsico,toda la carrera de piano y ahora toco todos los martes con un violinista.

--¿Cómo llegó el deporte?

--En casa siempre se vivió el ambiente deportivo. Mi madre, que siempre fue muy avanzada, ya iba al gimnasio cuando yo tenía sólo 5 años. Yo también hice mucha gimnasia deportiva y, en 1974, inauguré mi primer gimnasio, el Elisenda, al lado de Dexeus.

--¿Femenino?

--Sí, ya era exclusivamente femenino. Sólo había dos en Barcelona. Me saqué el título de Dirección de Empresa y de profesora de Gimnasia y así, poco a poco, hasta ahora, en que Iradier va a cumplir 20 años.

--¿Cuántas socias teneis?

--2.000 y vienen 900 al día.

--¿Estoy en territorio enemigo?

--Hasta aqui no. Esto es zona libre. Pero si pasaras de aqui, tendríamos que ir con la campanilla y avisar &laqno;un señor, un señor» (ríe).

--¿Y qué pasa cuando entra un señor en territorio comanche?

--Es muy curioso porque fíjate que vivimos en el 2.000 y en una apertura total. Sin embargo, el hecho de que entre un señor, a ellas les molesta. Rompe su intimidad.

--¿Qué sentido tiene hacer guetos femeninos cuando hasta los toros y las sociedades gastronómicas vascas se han abierto a las mujeres?

--Pues que aqui la mujer se encuentra cómoda porque está entre mujeres. No le gustaría que un amigo la viera con con aceite en el pelo o si ha engordado o si le han amputado un pecho.

--¿Se promociona aqui el orgullo femenino?

--En absoluto. Hay mucho más machismo en las sociedades gastronómicas vascas, algunas de las cuales por cierto aún siguen cerradas a la mujer, que feminismo aqui. No. La mujer viene aqui a hacer deporte, salud y a estar tranquila.

--Y a estar guapa.

--Pues sí, a estar guapa.

--¿Estar guapa es una cuestión de dinero?

--No.

--Pues hay más gordas y feas entre las pobres que entre las ricas.

--En la India, en las zonas pobres es donde está la mujer más esbelta y más bella. Es la sociedad opulenta la que es es gorda y fea.

--Pues aqui es al revés.

--Cierto. Pero no por el dinero, sino por la educación. Para comer bien no se necesita dinero sino información. La salud no deja de ser cultura. Sólo si estás informada sabes lo malo que es el exceso de kilos.

--Iradier sí cuesta más dinero.

--No creas. Por 7.900 pesetas al mes puedes venir un dia a la semana. Y por 10.000 al mes todos los sábados y domingos. Yla cuota máster te sale por...

--¿La infanta Cristina también paga todo eso?

--(Ríe) Mira... te diré... la infanta paga todo lo que consume, igual que cualquier otra clienta.

--¿Beneficia a Iradier la fama de catedral de la pijería barcelonesa?

--No lo es. El 70% de nuestras socias trabajan. Y la palabra pijo tiene un matiz que no me gusta.

--Sí, sí, pero también vende.

--Bueno, he tenido la suerte de asistir a bastantes conferencias en IESE de producto de prestigio y desde luego juego la baza de la calidad.

--¿Habla alguien catalán en Iradier?

--Todo el mundo. Lo que pasa es que somos un club internacional y aqui se habla inglés, francés, italiano...

--Pues yo, en la zona unisex, sólo he oído castellano.

--¡Oye que te prometo! ¿Quieres que te traiga a una niña de recepción para que te hable...?

--Oye que no. De verdad.