Stephen & Jane,Manchester

"El Manchester representa todo lo que más quiero en el mundo"

27/ 5/ 1999

 
Stephen y Jane ayer en el Eix Macià

Horas antes de empezar el partido de alto riesgo Manchester-Bayern para la final de la Copa de Europa, a las 2 del mediodía de ayer, el carpintero Stephen Wilson y su esposa, la secretaria de una compañía eléctrica, Jane Anderton, ambos de Manchester, se tomaban unas cervezas en la terraza Puccini, junto al Hotel Verdi.


"Las posibilidades de conflicto dependen de la actitud de la policía"

--

--¿Qué haceis en Sabadell?

--Llegamos ayer a Barcelona, pero no encontramos hotel y un amigo nos trajo aqui.

--¿Cuál es el plan?

--Comeremos algo, tomaremos el tren aqui mismo, en la estación Norte de la Renfe, tomaremos un par de cervezas en Barcelona con unos amigos e iremos todos juntos al estadio.

--La cerveza que no falte.

--¿Cómo?

--Que por qué bebeis tanto los ingleses en España y tan poco en Inglaterra.

--En Inglaterra también bebemos, pero sólo los fines de semana. En España siempre son vacaciones.

--¿Sabeis que aqui llamamos hooligans a todos los seguidores británicos?

--Sí lo sabemos. Pero los hooloigans sólo son una minoría de nosotros.

--Pues la fama ya la teneis.

--Es falsa. La mayoría solo quieren disfrutar del partido.

--¿Qué va a pasar esta noche?

--El Manchester ganará 3 a 2 con dos goles de Andy Cole y uno de Dwight Yorke.

--Me refería a la posibilidad de enfrentamientos violentos.

--No tiene por qué pasar nada. Cuando en el tren ya encontramos seguidores del Bayern y hubo muy buen ambiente. Reímos, cantamos canciones...

--¿Qué chispa puede hacer saltar por los aires el polvorín?

--Normalmente los conflictos empiezan cuando la policía se pone demasiado dura.

--¿Quereis decir que el problema es de la policía?

--No. Es sólo que a veces cuando te chequean son un poco violentos. Otras veces son los guardajurados del campo.

--¿Hay problemas normalmente en Old Trafford?

--Yo (él) sólo recuerdo una pelea hace diez años con los seguidores del West Ham. Pero en las visitas europeas nunca nos ha pasado nada.

--¿Otras aficiones son más salvajes?

--Sí, Millwall, Leeds...

--¿Teneis entradas buenas para esta noche?

--Sí, no son falsas ni de reventa. Las compramos en mi empresa (ella), que es esponsor del United.

--¿Cuanto puede llegar a pagar un inglés por una entrada?

--Nos han dicho que en al reventa se han llegado a pagar 375.000 pesetas por una entrada.

--¡Venga ya!

--De verdad. Al menos eso nos han dicho: 1.500 libras.

--De hecho, el Manchester cotiza en bolsa. ¿Sois todos millonarios?

--No. Otros equipos como el Newcastle también cotizan en bolsa.

--¿Continuareis las vacaciones en España?

--No. Hemos estado tres semanas de vacaciones en Francia y mañana volvemos a casa.

--O sea que en julio y agosto a trabajar.

--No porque yo (ella) tengo tres semanas más. Seis al año.

--¿Tantas?

--Y él cinco.

--¿Qué sabéis de Sabadell?

--Nada. Llegamos ayer y sólo hemos visto esta avenida (el Eix Macià).

--Le llaman el Manchester of Catalonia por su pasado textil.

--¡Ah sí! (él) No lo sabía, pero no me extraña porque Manchester tiene una importante industria textil, sobre todo algodonera.

--¿Como os llevais con los de Liverpool?

--Bien. Son dos ciudades muy parecidas en industria, población, edificación. No hay más rivalidad que la futbolística.

--¿Es el Manchester más que un club?

--Sí, como &laqno;mancunian» (nacido en Manchester) yo (él) me siento muy orgulloso del club. Representa todo lo que yo soy y lo que amo. Nada representa mejor en el mundo mi ciudad que mi equipo de futbol.

--(Suena por los altavoces Paul McCartney y su &laqno;Michelle») ¿Oyes?

--¡Yeah! (contento) ¡The Beatles!

--En Liverpool, además, tienen eso.