André Baken, motivador militar

"Los soldados profesionales no luchan por ideales"

22/ 4/ 1999

 
André Baken organizó Sabadell cap el 3er Mileni en el Hotel Verdi

El director de la empresa de imagen y comuncación, Gabinete Uribe, especialista en motivación y asesor de las jornadas Sabadell cap el 3er Mileni, el holandés de Kerkrade, André Baken, 39, es capitán del ejército holandés y se especializó en motivación de tropas antes, durante y después del combate.


"Yo he hablado con muchos soldados que han cometido un error y después todos tienen problemas emocionales"

--¿Qué es un motivador de tropas?

--La persona da a los soldados una razón para seguir.

--¿En la mili o en la guerra real?

--Yo trabajé en el Líbano con los cascos azules de interposición entre las milicias de Hadad del ejército israelí y todas las facciones palestinas.

--¿Cuál era exactamente su trabajo?

--Los soldados holandeses eran reclutas no profesionales. Así que tuve que crear redes de información con sus familias y también entre ellos, y mantener su motivación.

--¿Cuál era la dificultad?

--Eran contingentes muy pequeños, a veces puestos de sólo 4 o 5 chicos en lo alto de una montaña, totalmente aislados durante meses y con un promedio de 60 tiroteos al dia.

--Un stress brutal.

--Por eso antes de destinarlos, yo debía prepararles emocionalmente. Hay que acostumbrarles al sonido de un disparo y a la visión de un hombre muerto.

--Pero tarde o temprano sucumbían a la presión y se preguntaban ¿qué demonios estoy haciendo aqui?

--Sí, a menudo.

--Y usted les henchía el corazón de amor patrio.

--No. La motivación para seguir adelante nunca puede ser política ni ideológica. Lo que te hace luchar no es nunca un gobierno, ni israelí ni palestino, ni serbio, ni kosovar.

--¿Entonces?

--En una guerra lo único que te hace seguir adelante es un niño, una familia. Nuestra presencia en el Líbano permitía sin duda sobrevivir a aquella gente, los civiles, los campesinos.

--Pero en la guerra del Golfo apenas había víctimas civiles. ¿Hay que mentir para motivar a soldados de una guerra petrolífera?

--Es distinto. Aquellos soldados eran profesionales y no combatían por ideales, sino porque es la carrera que ellos han elegido y en la que piensan triunfar.

--Ese piloto americano que masacró 57 campesinos kosovares y reconoció por radio su &laqno;pequeño error», estará motivadísimo, ¿no?

--Si muestra frialdad es sólo en apariencia. También él tiene sentimientos y seguro que está conmovido. Yo he hablado con muchos soldados que han cometido un error y después, todos han tenido serios problemas emocionales.

--¿Qué hay que hacer con él?

--Lo más probable es que ese piloto americano ya esté de nuevo en el aire en otra operación.

--¿Y usted cree que eso es correcto?

--Yo creo que sí.

--Yo creo que no.

--Las posibilidades de volverse a equivocar son las de cualquier otro.

--No. El tiene más números.

--Un soldado no puede dejar su trabajo por equivocarse una vez.

--¿Cómo motivaría usted a los refugiados kosovares que, en tiendas de ACNUR, recuerdan como han degollado a su pade, violado a su madre y quemado su casa?

--Aplicando la pirámide de Maslow. Lo primero es darles de comer y cubrir sus necesidades más primarias.

--Vale ¿y luego qué les dice?

--Es difícil. No puedo responder a eso ahora.

--¿Están más motivados los militares y pamilitares serbios o el UHK kosovar?

--No lo sé, me falta información.

--Los motivadores también caen. ¿Quién motiva a un motivador?

--El mismo. Sólo tienes que recordar los éxitos obtenidos con los jovenes soldados y verás que vale la pena.

--Pero usted dejó el ejército. ¿No tenía sentido dar sentido a la guerra?

--Yo salí del ejército porque encontré una señora de Blanes, me enamoré y me casé con ella.

--¿Cómo se vive en Blanes?

--Si me permite la expresión &laqno;de puta madre»

--También cayeron bombas.