Maria José Gimeno, la pedagogía Waldorf

"Nos faltan tres niños para crear la primera escuela Waldorf de Catalunya"

14/ 4/ 1999

 
La muesta Waldorf de Sant Cugat sólo podrá visitarse hasta mañana

Un grupo de padres del Vallés se han puesto de acuerdo para fundar la primera escuela Waldorf de Catalunya. Ya tienen local en Sant Cugat y profesorado, pero les faltan tres niños.

Una de las madres que empuja el proyecto con más energía e ilusión es la sancugatense, María José Gimeno Gelabert, 33, madre de dos y enamorada de esta pedagogía centroeuropea con 50 años de historia que triunfa en todo el mundo.

«esta entrevista se realizó en 1999. En el 2003 la escuela Waldorf de Sant Cugat ha crecido, funciona de manera estable y dispone de 30 alumnos de parvulario.
Tf: 93 589 3023»


"Si una persona es insegura, ya puede tener cuatro másters que no le van a servir de nada"

 

--¿Cuál es su historia?

--Yo llevaba al niño a una escuela privada de Sant Cugat que cuesta un dineral, pero acabé muy quemada. No pude más y lo saqué.

--¿Qué pasó?

--Todo son problemas y cada vez te piden más dinero. A los pocos meses de curso nos cambian la profesora irlandesa por una canadiense. Después la canadiense también se va enfadada. El niño no se adaptaba, nadie me daba explicaciones, en fin, una serie de cosas interminables.

--Sigamos con su historia.

--Alguien me habló de la educación Waldorf y me informé en la única escuela de España que está en Madrid y en la guardería de Barcelona.

--¿Se apasionó por el tema?

--Sí. Leí todo lo que pude sobre Waldorf y cada vez me gustaba más. Fuí al congreso de noviembre que montó la Unesco en la Casa Elizalde de Barcelona. Hablé con unos padres de Valldoreix que practicaron esta pedagogía con sus hihjos en casa y...

--...y ha montado esta exposición en Sant Cugat.

--Yo no. Un grupo de padres hemos montado esta exposición en la Casa de Cultura y el sábado dos profesoras nos dieron una charla a los padres interesados.

--¿Cuántos sois?

--Cinco padres ya aportarán sus niños con toda seguridad y otros quince que se lo están pensando.

--¿Cuando empezáis?

--Si conseguimos tres niños más, en septiembre. Ya tenemos local y profesor, pero hemos de ser ocho como mínimo.

--Se la ve muy convencida.

--Tengo clarísimo que esto es lo que quiero y pienso luchar hasta el final.

--¿Por qué tan clarísimo?

--Yo veo los niños de hoy y y no vamos bien. Primero en valores humanos. Todas las escuelas están enfocadas de cara a la competividad. A ver si los niños son capaces de apretar tal tecla y ser el más listo de la clase. Pero el camino no es éste.

--¿Cuál es el camino?

--El camino es formar una persona segura de sí misma. Si una persona es insegura ya puede tener cuatro másters que no le van a servir de nada.

--¿Qué la hace confiar tanto?

--Porque esta gente me han demostrado que conocen perfectamante las etapas del mundo interno del niño. Las escuelas normales educan mucho el exterior, pero descuidan el nivel anímico. Waldorf, en cambio, tiene una serie de detalles que, cuando te das cuenta, te toca la fibra.

--¿Por ejemplo?

--Por ejemplo los niños hacen sus libros, crecen con los mismos profesores durante años, los profesores van a casa de los padres para deshacer el abismo entre escuela y hogar.

--¿Los padres se implican más?

--Sí. Estas muñecas de trapo las han hecho los padres. Sirven para explicar cuentos preciosos de hadas y bosques encantados. Toda la primera etapa está dedicada al juego y los cuentos. Es aquello que dijo Einstein.

--¿Qué dijo Einstein?

--(Lo lee en un folleto): Cuando miro mi manera de pensar, veo que es más importante para mi la fantasía que el pensamiento abstracto.

--Aqui hay otra frase de Goethe.

--De Goethe hay dos: El juego es la base del aprendizaje y La creación artística es la continuación de la obra de la naturaleza. Por eso las escuelas Waldorf tienen jardín, pero no jardineros. Porque los jardineros son los niños.

--Dicen que es una barbaridad enseñar a leer a un niño de 4 años.

--Exactamente. Al niño hay que enseñarle a leer cuando lo aprende sin esfuerzo y agobiarles menos con tanto refuerzo si van desfasados. Cada cual aprende a su ritmo.

--¿Y estas conchas?

--Conchas, ropas, cordeles, piedras. Todo el material es natural y siempre muy sencillo para despertar mejor la imaginación del niño.

--¿Por qué apenas se conoce Waldorf en Catalunya?

--No lo entiendo. No entiendo como una realidad que funciona en todo el mundo con resultados probadísimos desde hace años, aún no exista en Catalunya.

--Y encima más barato.