Jaume Marcos, aterrizaje forzoso

"Ese aterrizaje demuestra que nuestras reivindicaciones salariales están justificadas"

24/ 3/ 1999

 
El héroe de Ginebra y piloto sabadellenseJaume Marcos en la cabina

Cuatro días después de su aterrizaje de emergencia en Ginebra, retransmitido por televisiones de todo el mundo (ver D.S. de ayer), el piloto sabadellense de Iberia, Jaume Marcos Domènech, 45, aún aparecía ayer en la prensa y aún respondía a entrevistas.

 


"El piloto segundo me ayudó a mantener la palanmca a cuatro manos"

--Está saliendo en todo los diarios del mundo.

--La culpa es de la CNN, que en ese momento estaba en el aeropuerto de Ginebra esperando a los pilotos del primer globo que ha dado la vuelta al mundo, y filmó el aterrizaje. A la media hora ya lo veían en Estados Unidos, Europa y medio mundo.

--Ayer rueda de prensa multitudinaria en Madrid y hoy atiende a los medios locales.

--Sí, no paro, je-je.

--¿Qué gana usted con tanta publicidad?

--Nada. Lo hago un poco para demostrar que las reivindicaciones de los pilotos no van tan desencaminadas.

--Para apoyar la huelga de Semana Santa, vaya.

--Sí.

--Pero si cobran ustedes un pastón, hombre.

--Lamentablemente ésa es la imagen que tenemos. Mi respuesta es que este accidente demuestra que la seguridad vale mucho dinero y que nuestra reivindicación está justificada.

--¿Cuánto cobra usted?

--Cobro 600.000 más dietas, pero eso después de trabajar 20 años---- Y además, si nos detectan un soplo, azúcar en la sangre o cualquier otra enfermedad ya no volamos más en la vida.

--¿Son los pilotos españoles los que cobran más de Europa?

--Ni hablar. Cobramos lo mismo que los de Air France Suisse Air o Alitalia.

--Dicen directivos de Iberia que la huelga de Iberia sólo la quieren tres o cuatro pilotos.

--Se equivocan, todos los pilotos de Iberia vamos a secundar la huelga al cien por cien.

--Ahora que es el héroe le van a subir el sueldo.

--Ja-ja. Ya me gustaría, ya. No, en serio, sólo espero que si hay algún beneficio sea para el colectivo.

--¿Qué es lo peor que hubiera podido pasar?

--Si no llegamos mantener el morro sobre la pista y nos salimos, hubiéramos podido romper una rueda y volcar.

--¿No hizo mas que aplicar unas normas o tuvo que improvisar?

--Seguí las normas. Cada seis meses pasamos unas pruebas con simulador con todos los imprevistos y nos reciclamos.

--¿El truco era mantener el morro en alto todo lo posible?

--Sí. Interesaba que el tren principal tocara suelo a poca velocidad y que el morro, con la rueda averiada, no tocara hasta llegar a la espuma. Por eso pedí que se extendiera la capa de espuma a los mil metros.

--¿Hay técnicas para mantener la sangre fría?

--Hay que concentrarse en la maniobra y coordinarse mucho con el piloto segundo, quien me ayudó en todo, hasta en sostener atrás, a cuatro manos, la palanca de dirección.

--No es un accidente raro.

--Pasa uno de cada millón de aterrizajes.

--Dice que entre el pasaje no cundió el pánico, pero algunos pasajeros pasaron el peor momento de su vida

--Evidentemente los nervios estaban a flor de piel, pero no hubo pánico porque tanto yo desde radiofonía como los auxiliares de vuelo les tuvimos informados en todo momento.

--¿Pusieron la cabeza en sus rodillas?

--Sí, apoyada en un cojín y con una mano en el asiento de delante. Además, muchos, por su cuenta se rodearon de bolsas o mantas para amortiguar el impacto.

--Más de uno se despedió de su familia.

--No lo creo. Ya le digo que incluso la evacuación, que es cuando hay peligro de aglomeraciones, fue muy ordenada.

--¿Su mujer lo supo?

--La avisó Iberia cuando ya había aterrizado, pero antes de que se enterara por la prensa.

--Y su hija controladora.

--Sí. Yo mismo le aconsejé que eligiera esa carrera.

--Menos riesgo y más dinero.