Francisco Cañero Cañero, padre de 13

"Hoy, como está la vida, no hubiera tenido ni el primero"

19/ 3/ 1999

 
Frabcisco Cañero Cañero en la puerta de su casa con su moto

Francisco Cañero Cañero, 70, se vino de Córdoba en 1952, aterrizó en el barrio de Espronceda y tuvo trece hijos. Hoy celebrará el Dia del Padre y el santo de su mujer, Josefa, en el huerto que tiene frente al Aeropuerto.

La conversación la tuvimos antes de comer, cuando llegaba a casa con la Derbi Variant que él conduce con casco de paleta y zapatillas.


"Los hijos son preciosos, son modelo, son maravilla, pero son disgustos"

 

--Para llamarse Cañero Cañero y tener trece hijos hay que ser muy cañero.

--No me tengo yo por más hombre que los demás. No crea. Al contrario, que eso es una debilidad. Pero yo, la verdad sea dicha, quiero mucho a mi señora y abortar niños y maltratarlos no lo he mamado yo ni lo he visto nunca en mi casa.

--Pero trece...

--Y no tengo mas porque mi señora los dejó de tener, je-je-je.

--¿Se vino a Sabadell ya casado?

--Me vine de soltero y sin compromiso, pero ya sabía quien era mi mujer desde que gateaba. Pero la tocaba como le toco yo a usted, ¿eh?

--O sea nada.

--Había un respeto a los padres , una educación... pido perdón, que nadie se ofenda. Pero hoy no hay vergüenza ni educación. Yo hablo muy claro, ¿eh? Lo que le digo usted lo digo al rey de España: en los colegios tenían que dar escuela y no porquerías. Que yo veo la tele y paso vergüenza...

--No se me vaya por las ramas.

--...no, no, si yo no soy ningún santo. Pero se lo digo porque los hijos vienen por naturaleza. Y el hombre los trae porque quiere traerlos. Es como esta plaza (en calle Carders), que le vamos a hacer un monumento al alcalde porque esta basura no se ve ni en el tercer mundo...

--Sí, pero yo he venido aqui a hablar de hijos

--Catalanes los trece. Todos nacidos aqui. Les digo yo, niños hemos venido al lugar más hermoso de España. Y mi chiquillo el mayor, mejorando usted, lo tuve en un colegio de pago, en la Academia Ramar. Yo hubiese tenido medios, él hubiese sido lo que hubiese querido. Porque yo lo poco que sé me lo enseñó un coronel en la mili que le habían desterrado allí de sargento y me lo enseñó porque yo soy Cañero de los Antonio Cañero, el rejoneador que fuera nacido en el sig...

--Con menos hijos hubiera tenido más dinero y hubiera podido dar estudios a sus hijos.

--Yo dinero, verá usted, nunca he tenido dinero ni falta que me hace y pido perdón. Yo tengo veinte duros, me sobran diez. Pero ahora sí que soy pobre, pobre hombre, que es lo más triste porque a mi hace 20 años una señora del Ayuntamiento muy humana me quiso dar leche en polvos y patatas con unos vales. Le digo, muchas gracias señora pero yo soy un hombre que pego un salto y me salto dos coches. Corro más que un caballo árabe. He practicado el boxeo, me he corrido toda Catalunya en bicicleta...

--¿Tienen sus hijos tantos hijos?

--No, no... La Felisa tiene cuatro, otro tiene tres, otro dos, las gemelas ninguno... (va sumando). Es que tengo que pillar la lista, sabe usted, como ese administrativo que, mejorando usted, era un santo...

--Estábamos contando nietos.

--Tengo 19. Y 20 duros. Ya he hecho el testamento: un duro para cada uno, je-je. Y si sobra un duro para mi nuera que viene con otro.

--Las gemelas serían un buen susto.

--Estaba mi mujer anémica y no se murió porque la cuidó una monjita muy buena que si supiera donde está enterrada le llevaba flores.

--¿Le ha gustado tener tantos hijos?

--Claro. Y si hubiera sido Mohamed V hubiera tenido tres mujeres y 30 hijos. El avecrem está tan buen calentito, sabe usted, Dios me perdone, alimenta poco, pero está bueno je-je-je. Para mi, el hombre que no le gusten las mujeres, y pido perdón, no tiene conocimiento. Las mujeres son buenas todas y la mejor la de usted, su madre de usted y la mía. Y después todas las demás ja-ja-ja.

--¿De verdad hoy volvería a tener tanta descendencia?

--No. Hoy, como está la vida, no tendría ni el primero. Mire usted los hijos son preciosos, son modelos, son maravilla, pero son disgustos.

--¿Y eso?

--Un padre es para cien hijos, pero cien hijos no son para un padre.

--No le capto.

--Que si un padre tiene cien pesetas las reparte entre cien hijos. Pero cien hijos tienen millones y no darán a su padre ni cinco. Y pido perdón.

--Ley de vida.