Juan Alberto Belloch, ex-ministro

"Garzón y yo nunca hemos sido amigos"

11/ 3/ 1999

 
Belloch estuvo ayer de visita en Sabadell

El que fue ministro de Justicia e Interior del gobierno del PSOE, el actual alcaldable por Zaragoza Juan Alberto Belloch Julbe, 48, repartió ayer besos y compartió flashes con los socialistas de la comarca antes de hablar en el Colegi d'Advocats.


"Creo honradamente que pillamos a Roldán de la única manera posible"

--

--Usted en realidad lo que quiere es volver a ser ministrio y no alcalde de Zaragoza. No mienta.

--Sin mentir. Sin duda el sueño es que los socialsitas volvamos a ganar las elecciones generales. Lo que ocurre es que, para eso, es imprescindible ganar las alcaldías de las grandes ciudades. Primero hay que recuperar la confianza de los ciudadanos.

--La imagen más popular que ha quedado de usted es su rueda de prensa anunciando la detención de Roldán.

--Efectivamente.

--¿Está de acuerdo en pasar a la historia por eso?

--Eso tuvo una enorme trascendencia porque en aquel momento se decía que si habíamos matado a Roldán y no sé cuantas tonterías más. Pero no deja de ser una anécdota.

--¿Entonces?

--Sin duda, lo más importante de mi mandato fue el nuevo Código Penal. Eso es algo que sólo ocurre una vez cada siglo y si paso a la historia, aunque sea en letra pequeñita, será por eso.

--¿Era necesario pillar a Roldán con métodos tan rocambolescos y con personajes como Paesa capaces hasta de resucitar?

--Le aseguro que detener al Director General de la Guardia Civil no es nada sencillo. Y el fue un gran policía y un gran profesional de la lucha antiterrorista. Creo honradamente que esa manera era la única posible.

--En cada nuevo sondeo Borrell está más por debajo de Aznar.

--Mis datos no coindicen con eso. Cuando había la duda sobre el liderato socialista, se produjo realmente un descenso. Pero eso se superó. La partida va a ser muy larga, aún está por empezar y más de uno se va a llevar un susto. Si Maragall gana...¡bueno! La que se va armar.

--¿Por qué es preferible para Sabadell, Manuel Bustos, antes que el también socialista sabadellense, Joan Marcet?

--Joan Marcet es buen amigo mío porque fuimos compañeros de curso en la facultad. Pero si no se ha presentado a alcaldable por Sabadell será porque no ha querido. Por otra parte, su trabajo como vicepresidente del Congreso está siendo tan bueno como el de Bustos como alcaldable por Sabadell.

--Usted fue juez en Berga y Vic. ¿Era de esos que fruncen el ceño ante los declarantes catalanoparlantes y les dicen &laqno;en castellano por favor»?

--No recuerdo ningún incidente en ese sentido. Tanto testigos como abogados pasaban de un idioma al otro con total naturalidad. Además, yo entiendo el catalán perfectamente, mi mujer es de Barcelona y mi padre lo hablaba.

--Porque fue gobernador Civil en Catalunya. ¿Sabe qué se recuerda en Sabadell de su padre?

--No.

--Que estando él en Sabadell de visita dio personalmente la orden para reprimir con contundencia una manifestación.

--Ja-ja-ja. Mire, desconozco ese hecho. Lo que sí sé es que mi padre dejó un montón de amigos en Barcelona y que yo tengo un montón de amigos en todos los partidos gracias a él. Entre nosotros, mi padre es mi personaje favorito así que críticas a mi padre... (sonríe)

--¿Cómo se puede hablar de independencia del poder judicial cuando los jueces del Tribunal Constitucional los eligen los partidos?

--Porque el Tribunal Constitucional no es de jurisdicción ordinaria. Su labor es juzgar al legislador, y eso, obviamente, no puede corresponder a un poder corporativo.

--¿Qué queda de su amistad con Garzón?

--La verdad es que nunca fuimos amigos. El nunca fue de Jueces para la Democracia ni nunca tuvimos relación personal. Nunca hubo amistad ni enemistad.

--¿Reconoce que es usted un gran vanidoso?

--Eso dicen mis amigos. Luego tendrán razón.

--Un amigo nunca miente.