ALEKA TSALAFOUTA, CRETENSE : «Grecia ha recuperado su dignidad»

Nacida en Sabadell de madre catalana y padre griego, la bióloga e investigadora en fisiología marina, especializada en el estrés de los peces y doctora por la Universidad de Creta donde trabaja, Aleka Tsalafouta, 31, salió eufórica la noche del domingo por las calles de Heraclio, para celebrar el No mayoritario de Grecia en el referéndum.

ALEKA Tsalafouta
¿Esta mañana (ayer lunes) aún sigues tan contenta?
Igual de contenta o más. Muy optimista.
Pues la situación económica de Grècia continua igual de complicada que antes de ayer.
Lo sé. Todos los que hemos votado No, somos muy conscientes de que no es una situación fácil. Pero lo hemos hecho para conseguir un objetivo a la larga.
¿Qué va a ganar Grecia con este No abrumador?
Primero de todo y lo más importante dignidad.
Con dignidad no se llena el bolsillo.
Pero con democracia sí y ahora los señores de la UE comprenderán que la democracia es lo primero.
Parece que les moleste ¿verdad?
Sí, no tenían ninguna ganas de conocer la voluntad del pueblo. La democracia no les hace mucha gracia. Sobre todo a Merkel y Schäuble. Francia y otros países son más receptivos.
¿El No ha sido un golpe de orgullo porq el maltrato recibido?
Sí. Nos sentíamos maltratados y teníamos mucho miedo. Ahora el pueblo griego ha perdido el miedo.
Si Grecia es pobre tampoco es culpa de la UE. La cosa viene de 20 años atrás, ¿no?
Sí. Tenemos la culpa todos. El pueblo griego y, sobre todo, los políticos griegos de antes.
¿Ya no vienen turistas alemanes?
Ya lo creo que vienen. Yo los veo cada día aquí en Creta. Y no tienen ningún problema con los griegos. Incluso nos dan su apoyo.
¿Esperáis que ahora os perdonen la deuda?
Eso o almenos un acuerdo para aliviarlo.
¿Por qué dimite ahora el gran vencedor del referéndum Varoufakis?
Porque el eurogrupo no lo soporta. Así facilita las negociaciones con los alemanes, que no pueden ni verlo.
¿No te asusta pensar que ahora os pueden echar de Europa?
No. Ni yo ni nadie tiene este miedo. Llevan seis años queriendo echarnos con sus recortes y no lo han conseguido.
¿Qué queréis?
Una Europa igualitaria entre países y solidaria. Pero si Europa elige ser antisolidaria mejor estar solos.
¿Mejor pobres pero dignos?
Mucho mejor.
¿Sufres dificultades económicas?
Muchas. Hasta hace poco cobraba 400 euros al mes. Ahora con el doctorado cobro un poco más.
¿No encontrarías trabajo fuera?
Seguro que sí. Hay trabajo para doctores en biología en muchas universidades. Pero yo he elegido vivir aquí.
¿Su entorno lo pasa mal?
Muy mal. Mucha gente de mi alrededor no tiene trabajo y están desesperados. Y los que trabajan, cobran sueldos tan bajos que no pueden sobrevivir.
¿Un caso concreto?
¡Hay tantos! Mi propio hermano estuvo trabajando sin cobrar en una universidad hasta que cerró. Muchas universidades y hospitales simplemente han cerrado y todos sus trabajadores se han quedado en la calle. Mi padre tenía una tienda de ropa y también ha tenido que cerrarla.

Celebrando el NO el domingo noche en Heraclios con su hermano y, a la derecha, la novia de él.

Celebrando el NO el domingo noche en Heraclios con su hermano y, a la derecha, la novia de él.

¿Le ves solución?
No será fácil, pero con el esfuerzo de todos lo conseguiremos en cinco o diez años.
¿Confías en Tsipras?
Mucho. Hasta ahora lo ha hecho bien.
¿No crees que prometió cosas que no podía cumplir?
Eso lo han hecho siempre todos los políticos. Y encima robaban.
Los nórdicos están convencidos de que a los mediterráneos en general y a los griegos en particular no nos gusta trabajar.
Hay encuestas que demuestran que los griegos trabajan quizás más que los alemanes. Yo he estado en mucho países europeos y puedo afirmar que trabajamos, por lo menos, tanto como ellos.
En Grecia, todo el mundo cobra del estado sin trabajar, dicen
Mis abuelos trabajaron en el campo toda su vida y están cobrando una mísera pensión de 300 euros. Eso no es digno, ni bueno.
Cuando las barbas de tu vecino veas mojar…

 

DE CA N´ORIAC

Nacida en Sabadell, sus padres decidieron regresar a Grecia cuando ella tenia un año. Desde entonces empezó a pasar las vacaciones en Ca n’Oriac durante largas temporadas y ahora no hay año en que no venga a visitar a su madre, la conocida activista de izquierdas, Dolors Codina.
«Perdona que no hable catalán, dice, pero lo entiendo perfectamente».

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.