Jordi Mateo, enfermo de Camela

"Si algún dia les pasara algo, yo me mataría"
02 / 08 / 1997
  
J.Mateo escucha Camela cada dia de dos a cinco horas seguidas
Su extremada pasión por el grupo madrileño de tecno-rumba, Camela, hace sufrir tanto a sus padres que le sometieron a tratamiento psicológico.

El vecino de Sol i Padrís, Jordi Mateo López, 17 sigue bien sus estudios de electrónica, pero el resto de su vida está dramáticamente estigmatizada por Camela.


"Un dia, porque alguien me movió un centímetro un CD de Camela, me enfadé tanto que me marché de casa" 
 

 
--¿Cómo fue el tratamiento psicológico?
--Mis padres estaban preocupados y me enviaron a la piscóloga. Después de cuatro sesiones, me recetó medicamentos y me dijo "Camela para ti no es un grupo, sino una efermedad".
--¿Y con eso te curaste?
--No. Yo ya sabía que me diría algo así. A pesar de eso, sigo.
--Las enfermedades hacen sufrir.
--A mi Camela me hace sufrir. Sufro porque algun dia les pase algo. Y (muy serio) es muy fuerte decirlo, pero si alguna vez mueren en accidente de furgoneta por esas carreteras, yo me mataría para que me llevaran a enterrar con ellos.
--¡Pero niño qué estas diciendo!
--Lo haría, seguro. Parece que he nacido para ellos y moriré para ellos.
--¿Qué solucionas matándote?
--Nada, pero ¿qué iba a hacer en este mundo sin Camela?
--¿Y si se separan?
--No puedo ni imaginarlo.
--O sea que realmente es una enfermedad.
--Claro. Si yo eso ya lo sé. Tengo una obsesión tan grande que una vez vi que alguien me había movido un centímetro un disco de Camela y me enfadé tanto que me marché de casa.
--Si yo ahora voy a tu cuarto y  te toco un disco de Camela.
--Si usted me toca cualquier cosa de Camela, no le mataba (sonriendo) pero vamos...
--Y ahora vas poniendo papelitos por las farolas para crear el Club de Fans.
--Y en sólo una semana ya me han escrito 40 personas. He pedido a Madrid ser club oficial y, si nos dicen que sí, seremos el quinto de España y segundo de Catalunya después de Cerdanyola.
--¿El presidente del club de Cerdanyola está tan camelado como tu?
--No. No tiene la fiebre tan alta.
--¿Quiénes te han escrito?
--Chicos y chicas de 9 a 23 años, todos de Sabadell.
--¿Por qué arrastra tanto Camela?
--Acaban de ser número 1 en ventas con el último disco "Corazón indomable", muy por delante de las Spice Girls y Michael Jackson.
--¿Sabes que mucha gente ni sabe qué es Camela?
--Sí, me he enterado estos dias poniendo los carteles. En algunas tiendas me preguntaban qué era. Me ha sorprendido mucho.
--Cuéntame ¿quiénes son?
--Miguel Angel, Angeles y Dioni son tres amigos de San Cristóbal de los Angeles, de Madrid, que inventaron la tecno-rumba y empezaron vendiendo sus propias cintas por las gasolineras. Han grabado cuatro CD y ocho cintas y hoy triunfan en toda España.
--¿Salen por televisión?
--Ya lo creo. En "Sorpresa Sorpresa", "Cita con la Vida", "Risas y estrellas", "Qué me dices", "Hoy es posible"...lo tengo todo grabado.
--¿Cómo te cogió la fiebre?
--Hace seis años, en el pueblo de Badajoz, Valverde de Leganés, escuché  "Bella Lucía" cuando aun no tenían fama y me gustó.
--¿Has hablado alguna vez con ellos?
--Sí. El 24 de agosto de 1996, hablé con Dioni a través de una valla de protección en Isla Fantasía. El 10 de marzo vinieron a El Corte Inglés de Sabadell a firmar disco y yo, para impresionarles, me puse una camiseta de ellos estampada por mí y ya se fijaron un poco. Y este 12 de julio actuaron en Viladecavalls y Dioni ya me reconoció. Me gustó mucho que una gente tan famosa se acordara de mi y les regalé un libro de su vida.
--¿Hecho por ti?
--Sí de 150 páginas y  20 fotos. El 23 de agosto volverán a Isla Fantasía. A ver si me reconocen.
--Hay pósters de Camela por toda la casa.
--Menos en el dormitorio de mis padres que no me dejan.
--¿Y esa pizarra con sus nombres?
--Es para practicar las firmas de los tres. Ya me salen perfectas.
--¿Escuchas mucho sus discos?
--De dos a cinco horas cada dia. Seguidas por supuesto. Me sé las letras de sus 54 canciones de principio a fin y las canto en mi grupo, MAyD, que significa Miguel Angel, Angel y Dioni.
--Tu madre está preocupada.
--Sí y a mi novia. Pero ya llevo seis años y saben que tienen que aceptarme así, tienen que soportarlo aunque no quieran.
--Muy fatalista, ¿no?
--A mi esto ya no se me pasa. Ya no me gusta ni música mákina, ni rock, ni nada. Sólo Camela.
--Una ciudad, dos culturas.