M. Teresa M. Argilaga, terapia de la risa

"La risa es una técnica de meditación"
7 / 06 / 1997

en .. camí..
M.Teresa M. Argilaga enseñará a reir el lunes en el centro Prana

La profesora de risoterapia y respiración Maria Teresa Martin Argilaga, 42, enseñará a reir el próximo lunes, de 6 a 9 de la tarde, gratuitamente, en el centro Prana de la Via Massagué.

Tras siete años de prácticas y explicarlo en programas televisivos como "Esta noche cruzamos el Missisippi", "Solvència Contrastada" y "Saber Vivir", esta psicóloga barcelonesa residente en Sabadell se ha decidido por fin a enseñar la técnica en nuestra ciudad.


"Norman Cousins se curó de una grave espondolitis anquilosante con Vitamina C, comida natural y vídeos de los hermanos Marx"


--¿Para qué sirve reir?
--Reir es una técnica de meditación, un medio para conectar con tu interior. Vivir con alegría te hace más consciente del mundo.
--¿A reir se aprende?
--Sí y desde hace siglos. La filosofía china del Tao ya la practica. Y en la India, Bhagwan Rajneesh promovía en su centro de Poona la meditación de la Rosa Mística, que son 9 dias de tres horas diarias de risa. Imagínate, una bomba atómica (ríe).
--En Sabadell será más suave.
-Yo enseño varias técnicas. Aunque enseño a reir a carcajadas, también trabajamos mucho la sonrisa interna como medio de relajación. Empiezas a sonreir con los labios y vas llevando esa sonrisa a distintos puntos de tu cuerpo y así los regeneras y limpias.
--¿Reir cura?
--Reir cura enfermedades psíquicas, como la depresión,el estrés, la angustia, la falta de autoestima o problemas de relación. Y como analgésico, alivia dolores y postoperatorios.
--¿La risa es analgésica?
--Sí. Lo descubrió Norman Cousins, el autor de "Anatomia de una enfermedad" y pioneros de esta terapia en EEUU. Sufría una espondolitis anquilosante, que es una enfermedad degenerativa de la columna muy dolorosa.
--¿Se curó riendo?
--No sólo riendo. Tomaó mucha vitamina C y alimentos naturales pero sobre todo veía vídeos de los Hermanos Marx.
--¿Y eso?
--Se dio cuenta que si reía durante diez minutos se le calmaban los dolores durante dos horas. Gracias a los Hermanos Marx empezó a conciliar el sueño.
--¿Tiene eso algun fundamento científico?
--Está demostrado que el acto de reir hace que nuestro cerebro segregue endorfinas, una droga natural que circula por el sistema sanguíneo provocando un estado de euforia. Por otro lado, cuando reímos, nuestros pulmones mueven 12 litros de aire en vez de los 6 habituales.
--¿Usted también pone películas en sus cursos?
--No, yo tengo una técnica para autoprovocarse la risa.
--Será una risa falsa.
--La risa nunca es falsa. Si tu empiezas a pensar en cosas graciosas y a decirte a tí mismo "me permito reir" o "me voy a reir", incluso si te pones mi cassete, que ya está a la venta y te abres, al poco rato ya estás riendo.
--Pero ponerse a reir así, en frío, no es tan fácil.
--Es verdad, a veces hay quien intentando reir se pone a llorar. Pero da igual, es la misma energía.
--¿Y el que está deprimido y no tiene ningunas ganas?
--Es como el que dice que no tiene hambre. Si le ponen delante unos canapés, empezará picando uno, sólo para probar, y acabará engullendo. Yo pongo los canapés.
--¿Y si sólo es un problema de vergüenza?
--La energía del ridículo se puede transformar. Nada es ridículo en sí mismo y menos la risa.
--¿Qué pasa con los muy reprimidos?
--Tengo unas técnicas especiales para ellos. He descubierto que determinados sonidos de la risa desbloquean determinadas partes del cuerpo. El ja-ja-ja (ríe a carcajadas) limpia las tensiones del plexo solar, el je-je actúa sobre el vientre, el ji-ji en la mente, el jo-jo en el cuello y el ju-ju en las extremidades.
--¿Reir te cambia la vida?
--Una alumna mia consiguió un aumento de sueldo. Su jefe la hacía trabajar horas extras sin pagarle y ella estaba mosqueadísima, siempre con malas caras. Un dia, cuando, ya seguía mi terapia, el jefe le dijo que fuera trabajar el sábado y ella se lo tomó a risa. Se empezó a reir tanto que acabaron todos riendo y no sólo le pagaron esas horas; hasta le subieron el sueldo.
--Esa risa sí sería teatral.
--No. Esa chica había aprendido a vivir con sentido del humor. Y cuando vives en positivo, lo ves todo más claro.
--¿Alegrar usted la vida al más cenizo en sólo diez sesiones?
--Algunos con sólo tres ya cambian la cara. Porque lo que cambia es tu forma de ver la vida, tu conciencia. Si eres más divertido también eres más auténtico.
--Ja-ja-ja
--Divertido, ¿verdad?
--No. Me estaba limpiando el plexo solar.